domingo, 30 de enero de 2011

"A ROXELANA, LA SULTANA ROSSA", Mayte Dalianegra

La media luna, la luna creciente,
brilla como jugoso gajo de fruta
escarchado
 en el azúcar de la noche
de Estambul
(hecho ya delicia turca),
mientras llama a oración
el almuecín.

La salmodia se expande
entre la bruma,
entre aromas
de jazmín y de azahar.

Brillan también las esmeraldas
del turbante del sultán bajo las cúpulas
del infinito Serrallo
(donde suspiran cautivos
domesticados, abrazados al silencio,
y el duelo se enseñorea).

Entre odaliscas y eunucos se abre paso
Roxelana,
favorita del harén,
la sultana pelirroja,
la de aliento
de clavel y pupilas de heliotropo.

De sus horadados lóbulos penden
dos zarcillos de oro.
Dos rosas lleva en los pechos
(arrulladas por un sedoso caftán),
dos pezones
como dagas victoriosas,
como regios cetros,
como halcones que,
emboscados, acechan.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Roxelana, la Sultana Rossa” (1550), Tiziano Vecellio, Museo Ringling, Sarasota, Estados Unidos

Safe Creative #1101208302558


Este poema está dedicado a la figura histórica de Alexandra Anastasia Lisowska, llamada Hürrem en la corte de Estambul, y en occidente Roxelana, Roxelane, Roxolana, Rosselana, Rossa o Ruziak,  esposa principal o sultana valide del sultán otomano Suleimán el Magnífico (s. XVI).

Acompaña al poema el vídeo “Ask-i-Hürrem” (El amor de Hürrem), del que el vídeo presenta "La primera danza del harén",  del compositor y músico turco especializado en música de fusión o “new age”, Can Atilla, dedicado a esta mujer cuya memoria trascendió las barreras del tiempo.

"VINO DE HADAS", Percy Bysshe Shelley.

Me embriagué de aquel vino de miel
del capullo lunar de zarzarrosa,
que recogen las hadas en copas de jacinto:
los lirones, murciélagos y topos
duermen entre los muros o en la hierba,
en el patio desierto y triste del castillo;
cuando el vino derraman en la tierra de estío
o en medio del rocío se elevan sus vapores,
de alegría se colman sus venturosos sueños
y, dormidos, murmuran su alborozo; pues pocas
son las hadas que llevan tan nuevos esos cálices.

Percy Bysshe Shelley.

(Versión de Màrie Montand).

Pintura: "Titania", 1866, John Simmons.

"LA CARAVANA EN EL DESIERTO, (LAS RUBAIYAT, I )", Omar Khayyam.

1
¡Despertad! Que ya el sol desde el remoto Oriente
dispersó las estrellas de su sesión nocturna,
y al escalar de nuevo el cielo iridiscente
la regia torre ciñe con su lazada ardiente.

2
Antes que el brillo fatuo del alba se extinguiera,
oigo una voz que dentro de la taberna grita:
-«Si el altar todo en luces para la fiesta espera,
¿por qué el tardo devoto duerme en la sombra afuera?»

3
Canta el gallo, y el grupo que a la intemperie queda,
-«¡Ea, abridnos, pues! -grita- nos resta un breve instante
de aguardar nuestro turno, pues al girar la rueda,
¡Quién hará que a este sitio volver otra vez pueda?»

4
Y ahora el nuevo año, removiendo ansias muertas,
al alma pensativa llama a la soledad,
donde Moisés asoma sus blancas manos yertas,
y Jesús resucita las llanuras desiertas.

5
Iram llevó sus rosas a donde nadie sabe,
con la septanulada ánfora de Jamshid;
¡Oh! pero aún destila del vino el rubí suave
y la fuente en el huerto canta su salmo grave.

6
Ya, de David los labios selló la última arcilla,
mas el Bulbul en sacro y mimético Pehlví,
-«Vino!» a la rosa ofrece en rauda seguidilla
para teñir de púrpura su marchita mejilla.

7
Ven a llenar mi copa, y en primaveral anhelo,
echa de ti ese manto de contrición y dudas;
El ave-tiempo apenas tiene luz para el vuelo,
y -¡mira! ya sus alas está tendiendo al cielo.

8
Ya en Babilonia impía, ya en Naishapur, mi cuna,
ya la copa os ofrezca dulce o amargo vino,
el de la vida filtra con tarde importuna,
y las hojas sin savia van cayendo una a una.

9
El alba de mañana nos traerá primorosas
nuevas rosas, mas ¿dónde se fueron las de ayer?
Pero el Estío llega desbordante de rosas,
y Kaikobad, Jamshid, volverán a sus fosas.

10
¡Y deja que se vayan! Libre el mundo se vea
de Kaikobad el Grande o Kaikosrú el potente;
y de Rustúm los gritos llamando -«¡a la pelea!»
y Hatím-Taí -«¡a la orgía!»- allá se vayan, ¡Ea!

11
Ven tú conmigo al margen de este oasis florido
que pone nuevo verde al valle pedregoso:
Aquí «esclavo» y «sultán» duermen igual olvido,
y -«paz a Mahmoud»- clama amor compadecido.

12
Aquí con un mendrugo, entre el gayo ramaje,
una ánfora de vino, un manojo de versos,
y tú conmigo, sola, cantando entre el boscaje,
es para mí un paraíso el yermo más salvaje.

Omar Khayyam, (Las Rubaiyat).

Pintura: "Una caravana árabe", Alberto Pasini, (1828 - 1899).

sábado, 29 de enero de 2011

"LA MAGIA DE LA VIÑA, (LAS RUBAIYAT, V)", Omar Khayyam.

55
¡Oh!, no más te atormente lo humano o lo divino,
y que el mañana solo desate su madeja:
¡Hunde tus dedos muelles en el ébano fino
de las trenzas de alguna flexible Hada del vino!

56
Y tu hora no malgastes, ni en la conquista ociosa
de este o aquel engaño te empeñes ni disputes:
Alégrate más bien con la uva generosa,
que ir en pos de una fruta, o ausente, o venenosa.

57
Y bien sabéis, amigos, con cual altivo porte
de mi nuevo himeneo celebré el festival,
La Razón repudiando de mi lecho y mi corte,
y a la Hija de la Viña tomando por consorte.

58
Si al «es» como al «no es», en cierta ley y norma,
y el «abajo» y «arriba» con lógica defino,
de todo lo que he visto en la sensible forma,
lo más hondo es el vino que en su alma se transforma.

59
Mas mis computaciones -se dice- punto a punto,
han ajustado el año a la humana medida;
y si es así, arranca, de un golpe y todo junto,
EL «mañana» aun innato y el «ayer» ya difunto.

60
Y poco ha en la Taberna, por la puerta fluía,
filtrándose en la sombra, una silueta de Ángel:
una pintada cuba en su espalda traía;
La gusté, y de la uva el sabor trascendía.

61
La uva, sí, que puede con lógica absoluta
las setenta y dos sectas rivales confundir
Con su Alquimia, que al plomo de nuestra vida bruta
en un tris de maniobra en oro lo transmuta.

62
Y el potente Mahmoud que aliento de Allah aspira,
la tenebrosa turba, la temerosa horda
de espantos y tristezas, que nuestra alma transpira.

63
Y si esta esencia fuese de Dios un atributo,
¿Quién blasfemar osara de la vid como un lazo ?
Y si es un crimen ¿quién nos mandó su tributo?
Antes, pues, como gracia gustemos de su fruto.

64
Debo abjurar del Bálsamo de vida, sí, ya es hora;
Antes que nuevas tasas pague mi fe sincera,
O, yendo en pos de alguna bebida redentora,
mi vaso caiga al polvo que todo lo devora.

65
Si la secta de abstemios del amor y del vino
sola es llamada al goce del Edén del Profeta,
¡Ay! temo que el Paraíso, con su encanto divino,
Vaya a quedar desierto, sin fieles ni destino!

66
¡Amagos del infierno! ¡Promesas del Paraíso!
sólo es cierta una cosa -que nuestra vida vuela!
Sólo es cierta una cosa, -lo demás falso viso-:
«La flor que un día abriera, por siempre se deshizo».

Omar Khayyam, ( Las Rubaiyat).

Pintura: "Autumn", (Otoño), 1900, John William Godward.

martes, 25 de enero de 2011

"AL VINO", Jorge Luis Borges.


En el bronce de Homero resplandece tu nombre,
negro vino que alegras el corazón del hombre.

Siglos de siglos hace que vas de mano en mano
desde el ritón del griego al cuerno del germano.

En la aurora ya estabas. A las generaciones
les diste en el camino tu fuego y tus leones.

Junto a aquel otro río de noches y de días
corre el tuyo que aclaman amigos y alegrías,

vino que como un Éufrates patriarcal y profundo
vas fluyendo a lo largo de la historia del mundo.

En tu cristal que vive nuestros ojos han visto
una roja metáfora de la sangre de Cristo.

En las arrebatadas estrofas del sufí
eres la cimitarra, la rosa y el rubí.

Que otros en tu Leteo beban un triste olvido;
yo busco en ti las fiestas del fervor compartido.

Sésamo con el cual antiguas noches abro
y en la dura tiniebla, dádiva y candelabro.

Vino del mutuo amor o la roja pelea,
alguna vez te llamaré. Que así sea.

Jorge Luis Borges.

Pintura: "Bacco", (Baco), 1598, Michelangelo Merisi da Caravaggio. Galería de los Uffizi, Florencia, Italia.

"FIOLOSOFÍA DEL AMOR", Percy Bysshe Shelley.

Las fuentes se unen con el río
y los ríos con el Océano.
Los vientos celestes se mezclan
por siempre con calma emoción.
Nada es singular en el mundo:
todo por una ley divina
se encuentra y funde en un espíritu.
¿Por qué no el mío con el tuyo?
             
Las montañas besan el cielo,
las olas se engarzan una a otra.
¿Qué flor sería perdonada
si menospreciase a su hermano?
La luz del sol ciñe a la tierra
y la luna besa a los mares:
¿para qué esta dulce tarea
si luego tú ya no me besas?

Percy Bysshe Shelley.

(Versión de Juan Abeleira).

Pintura: "Orpheus and Euridice", (Orfeo y Eurídice), 1864, Frederick Leighton, Leighton House Museum, Londres, Reino Unido.

lunes, 24 de enero de 2011

"DESDE ENTONCES, HASTA SIEMPRE", Mayte Dalianegra

Se oía un solo de saxo en lontananza
y la luna, tu luna, contoneaba su orondo vientre
emulando una Sherezade o una Salomé,
despojándose, uno a uno,
de sus níveos y traslúcidos velos,
amparada en el secreto de la noche.

Y en el anonimato de un hotel sin nombre,
sobre un tálamo escarchado de silencio,
rasgado por el arpegio de la pasión,
robaste  mi calma injuriándome las sienes,
mancillando la honra de mis venas,
desatando un demonio que aún me palpita en las ingles.

Fue así, abatida por tan letífero aguijón,
como vulneraste los tiernos pétalos
de la rosa que se abre entre mis muslos,
de esa flor salpicada de rocío
que anhela la suave caricia de tus labios
y la brava contienda de tu lengua.

Y fue así como en aquella atmósfera ambivalente,
bajo la neblina de los juramentos de eterno amor,
el aroma almizclado del sexo
se confundió con el salitre de mis lágrimas
y con la dulzura de tu esperma derramado en mi interior.

Fue así como te sentí, como te libé, como te fagocité…
a la par que engullía nuestras ansias de futuro,
y así continuaré: amándote, deseándote, esperándote… ¡siempre!

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Beautiful sleep", (Hermoso sueño), Andrei Bellichenko.

Safe Creative #1101168268062

"EL AMOR ES UNA COMPAÑÍA", Fernando Pessoa.

El amor es una compañía.
Ya no sé andar solo por los caminos,
porque ya no puedo andar solo.

Un pensamiento visible me hace andar más deprisa
y ver menos, y al mismo tiempo gustar de ir viendo todo.

Aun la ausencia de ella es una cosa que está conmigo.
Y yo gusto tanto de ella que no sé cómo desearla.
Si no la veo, la imagino y soy fuerte como los árboles altos.

Pero si la veo tiemblo, no sé qué se ha hecho
de lo que siento en ausencia de ella.

Todo yo soy cualquier fuerza que me abandona.
Toda la realidad me mira como un girasol con la
cara de ella en el medio.

Fernando Pessoa.

(Traducción: Rodolfo Alonso).

Pintura: "Contemplation", (Contemplación), John William Godward, (1861 - 1922).

"AMOR ES LO ESENCIAL", Fernando Pessoa.

Amor es lo esencial,
sexo, mero accidente,
puede ser igual
o diferente.

El hombre no es un animal,
es carne inteligente,
aunque algunas veces enferma.

Fernando Pessoa.

(Versión de Rafael Díaz Borbón).

Pintura: "The old old story", (La vieja vieja historia), John William Godward, (1861 - 1922).

jueves, 20 de enero de 2011

"Y DIOS ME HIZO MUJER", Gioconda Belli.

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Gioconda Belli.

Pintura: "Lilith", (1892), John Colier.

"AZUL", Jesse Cook.

En el 2005, el guitarrista francés, de ascendencia canadiense,  Jesse Cook, cuyas influencias jazzísticas, latinas y flamencas son evidentes en sus composiciones, grabó este tema,  "Azul", para su álbum "The Ultimate", tema que re-editaría el pasado año en su recopilatorio "Greatest Hits", donde puede encontrase como el corte nº 4 de su segundo CD.

martes, 18 de enero de 2011

"MIS POETAS FAVORITOS", Ramón de Campoamor.

Ramón de Campoamor y Campoosorio; (Navia, Asturias, 1817 - Madrid, 1901). Poeta español que gozó, en su tiempo, de gran estima y popularidad. Su obra, no obstante, no superó la revisión de valores efectuada por las generaciones del modernismo y la del 98. En cambio, refleja fielmente las corrientes intelectuales de la época, tales como el positivismo o el tradicionalismo religioso.

Huérfano muy pronto de padre, fue educado por su madre durante su infancia, que pasó en su tierra natal. Estudió latinidad en Puerto de Vega, en la misma provincia, y de allí pasó a Santiago de Compostela, donde cursó Filosofía. A los dieciocho años, en una crisis de misticismo, decidió ingresar en la Compañía de Jesús, pero pronto cambió de idea y, trasladado a Madrid, estudió Lógica y Matemáticas en el convento de Santo Tomás.

Aficionado a la Medicina, se matriculó en el Colegio de San Carlos, pero no tardó mucho tiempo en revelarse en Campoamor su verdadera vocación de poeta; abandonó los estudios académicos, decidido a consagrarse a la Literatura. Se pasaba largas horas en la Biblioteca Nacional leyendo y estudiando las obras de los clásicos españoles y universales. Mientras tanto frecuentaba las tertulias literarias y se había dado a conocer con la publicación de algunas poesías que merecieron elogios.

Sus primeras obras fueron un tomo de Fábulas y otros dos titulados Ternezas y flores (1840) y Ayes del alma (1842). Eran versos fáciles y sentimentales que valieron a nuestro autor el dictado de "poeta de las damas". Muy joven aún, manifestó sus ideas políticas con la publicación de una serie de cuadernos que tituló Historia crítica de las Cortes reformadoras (1837). Pronto entró en la carrera burocrática; se adscribió al partido moderado de Romero Robledo y desde tal posición luchó contra los fundamentos del partido democrático de Castelar. A fines de 1847, el conde de San Luis le nombró jefe político de Castellón de la Plana, y más tarde fue gobernador civil de Alicante y de Valencia (1584).

Campoamor continuaba escribiendo: en 1853 vio la luz El drama universal, poema de cierta extensión al que siguieron otros dos títulos: Colón y El licenciado Torralba. Pero sus obras más importantes y sobre todo más características son las Doloras (1846), los Pequeños poemas (1872-74) y las Humoradas (1886-88). Campoamor se casó con Guillermina Gormande, que no le dio hijos, y en 1861 ingresó en la Academia; en su discurso de recepción desarrolló el tema La metafísica limpia, fija y da esplendor al lenguaje.

Su mujer había aportado una apreciable dote al matrimonio, con lo que Campoamor pasó a ser un pacífico y acomodado burgués, de carácter afable y grata conversación, de rostro simpático, ornado de blancas patillas que le daban el aspecto de banquero acaudalado; vivió una prolongada ancianidad, sólo perturbada por los ataques de gota, rodeado de la admiración de sus contemporáneos, que veían en él a un genio de la poesía y a un excelso filósofo; baste decir que fue comparado con Shakespeare, Dante, Calderón, Goethe...

Lo cierto es que la obra de Campoamor no resiste hoy un examen crítico. Su estilo es prosaico y su pretendida filosofía es de lo más ramplón y superficial. Era un hombre de talento, pero su concepto de la poesía, que expuso en su Poética, es esencialmente equivocado; los aciertos que pueda haber en su obra hacen excepción y pesan muy poco.

Su único mérito es el de haber sido un eco, en verso, de toda una sociedad y un tiempo, pero ese tiempo era, en cuanto a calidad poética, de lo más pobre que pueda darse en cualquier época y país. El gusto y las ideas que entonces predominaban en España sumieron a gran parte de la cultura hispana en la más lamentable inanidad. El fracaso de las guerras coloniales fue el revulsivo que produjo el movimiento intelectual y crítico de la generación del 98. Campoamor y lo que el poeta representaba quedaría superado por insignificante, insípido y anacrónico.

lunes, 17 de enero de 2011

"QUE PUEDO MORIR UNA MUERTE DE LUJOS", Ana Rossetti.

Era esta vez el fuego.
Esta vez cresta azul, creciente e inflamada,
dilatado ropaje erizado de picas,
suave lengua.
Todo es pronto arrugado papel.
Arrugado papel, cuerpo.
Vestido, antes resplandeciente,
yesca ahora.
Antes fiesta, grito de horror
apenas un instante.
Y la estallante palma, que en la tela prendió
su broche de luciérnagas,
ahora, pavo real que plegara su cola,
su abanico.

Ana Rossetti.

Pintura: "Tickle", (Cosquillas), Colette Calascione.

domingo, 16 de enero de 2011

"SÁLVAME", Ana Rossetti.

Mis ojos, por tu cuerpo reclamados,
de su hermosura avisan, amplio torso devastan
y en la estrecha cadera contiénense aturdidos.
Sin indulgencia alguna muestran al labio hambriento,
de cerezas mordientes, la semilla
y al igual que mis dedos el más ardiente roce
de tu piel se presagia, de la amatista intrusa
e irisado pezón, en mi confusa lengua
avívase su tacto.

Las feroces punzadas de un turbador augurio
procura apaciguar mi inasaltado vientre,
pero es vano el combate del que ya ha sido herido.
Y es un abismo el goce, el anhelo locura,
es tu nombre invocado amarga extenuación
y tu cuerpo inminente rigurosa medida
de mi infierno.

De este insaciable afán dicen que has de salvarme.
Pero lo cierto es que enfebrecida aguardo
y que puedo morir antes de que me toques.

Ana Rossetti.

Pintura. "Penélope", Alexei Golovin.

"JE T'AIME ...MOI NON PLUS", Serge Gainsbourg y Jane Birkin.

En 1968, el compositor, cantante, poeta  y pintor francés de origen ruso judío,  Serge Gainsbourg, escribió y compuso el ya legendario tema "Je t'aime...moi non plus", (Yo te amo...yo tampoco), cuyo título se inspira en la fanosa frase del pintor Salvador Dalí: "Picasso es español, yo también. Picasso es un genio, yo también. Picasso es comunista, yo tampoco".

La canción se grabó ese mismo año, 1968, por el dúo formado por el propio Serge Gainsbourg y su entonces amante, la actriz y  sex symbol francesa Brigitte Bardot. Mas aquella grabación no vería la luz hasta veinte años más tarde, a petición de la propia Bardot, casada en ese momento con Gunter Sachs y temerosa de mancillar su reputación,  y sería en 1969 cuando Gainsbourg repetiría la grabación con su nueva pareja, la también actriz, británica, Jane Birkin, confirmándose como un éxito sin precedentes.   

En "Je t'aime...moi non plus" , el dúo formado por Gainsbourg y Birkin cantaban susurrando, simulando los gemidos y jadeos propios del acto sexual, orgasmo de la Birkin incluido, y por ello fue denunciada por el Vaticano y prohibida en una gran cantidad de países, incluido España y también en la propia Francia fue aceptada sólo su versión más light. Esta canción alude al controvertido tema del sexo sin amor, abordándolo desde una perspectiva progresista y liberadora.


sábado, 15 de enero de 2011

"HIJO DE LA LUZ Y DE LA SOMBRA, I, Hijo de la sombra", Miguel Hernández.

Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.

Forjado por el día, mi corazón que quema
lleva su gran pisada del sol adonde quieres,
con un sólido impulso, con una luz suprema,
cumbre de las montañas y los atardeceres.

Daré sobre tu cuerpo cuando la noche arroje
su avaricioso anhelo de imán y poderío.
Un astral sentimiento febril me sobrecoge,
incendia mi osamenta con un escalofrío.

El aire de la noche desordena tus pechos,
y desordena y vuelca los cuerpos con su choque.
Como una tempestad de enloquecidos lechos,
eclipsa las parejas, las hace un solo bloque.

La noche se ha encendido como una sorda hoguera
de llamas minerales y oscuras embestidas.
Y alrededor la sombra late como si fuera
las almas de los pozos y el vino difundidas.

Ya la sombra es el nido cerrado, incandescente,
la visible ceguera puesta sobre quien ama;
ya provoca el abrazo cerrado, ciegamente,
ya recoge en sus cuevas cuanto la luz derrama.

La sombra pide, exige seres que se entrelacen,
besos que la constelen de relámpagos largos,
bocas embravecidas, batidas, que atenacen,
arrullos que hagan música de sus mudos letargos.

Pide que nos echemos tú y yo sobre la manta,
tú y yo sobre la luna, tú y yo sobre la vida.
Pide que tú y yo ardamos fundiendo en la garganta,
con todo el firmamento, la tierra estremecida.

El hijo está en la sombra que acumula luceros,
amor, tuétano, luna, claras oscuridades.
Brota de sus perezas y de sus agujeros,
y de sus solitarias y apagadas ciudades.

El hijo está en la sombra: de la sombra ha surtido,
y a su origen infunden los astros una siembra,
un zumo lácteo, un flujo de cálido latido,
que ha de obligar sus huesos al sueño y a la hembra.

Moviendo está la sombra sus fuerzas siderales,
tendiendo está la sombra su constelada umbría,
volcando las parejas y haciéndolas nupciales.
Tú eres la noche, esposa. Yo soy el mediodía.

Miguel Hernández. 

Pintura: "Night", (Noche), 1897, Wilfred Gabriel de Glehn.

"HIJO DE LA LUZ Y DE LA SOMBRA, II, Hijo de la luz", Miguel Hernández.

Tú eres el alba, esposa: la principal penumbra,
recibes entornadas las horas de tu frente.
Decidido al fulgor, pero entornado, alumbra
tu cuerpo. Tus entrañas forjan el sol naciente.

Centro de claridades, la gran hora te espera
en el umbral de un fuego que al fuego mismo abrasa:
te espero yo, inclinado como el trigo a la era,
colocando en el centro de la luz nuestra casa.

La noche desprendida de los pozos oscuros,
se sumerge en los pozos donde ha echado raíces.
Y tú te abres al parto luminoso, entre muros
que se rasgan contigo como pétreas matrices.

La gran hora del parto, la más rotunda hora:
estallan los relojes sintiendo tu alarido,
se abren todas las puertas del mundo, de la aurora,
y el sol nace en tu vientre, donde encontró su nido.

El hijo fue primero sombra y ropa cosida
por tu corazón hondo desde tus hondas manos.
Con sombras y con ropas anticipó su vida,
con sombras y con ropas de gérmenes humanos.

Las sombras y las ropas sin población, desiertas,
se han poblado de un niño sonoro, un movimiento,
que en nuestra casa pone de par en par las puertas,
Y ocupa en ella a gritos el luminoso asiento.

¡Ay, la vida: qué hermoso penar tan moribundo!
Sombras y ropas trajo la del hijo que nombras.
Sombras y ropas llevan los hombres por el mundo.
Y todos dejan siempre sombras: ropas y sombras.

Hijo del alba eres, hijo del mediodía.
Y ha de quedar de ti luces en todo impuestas,
mientras tu madre y yo vamos a la agonía,
dormidos y despiertos con el amor a cuestas.

Hablo, y el corazón me sale en el aliento.
Si no hablara lo mucho que quiero me ahogaría.
Con espliego y resinas perfumo tu aposento.
Tú eres el alba, esposa. Yo soy el mediodía.

Miguel Hernández.

Pintura de Michael Parkes.

"HIJO DE LA LUZ Y DE LA SOMBRA, III, Hijo de la luz y la sombra", Miguel Hernández.

Tejidos en el alba, grabados, dos panales
no pueden detener la miel en los pezones.
Tus pechos en el alba: maternos manantiales,
luchan y se atropellan con blancas efusiones.

Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,
hasta inundar la casa que tu sabor rezuma.
Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,
tú toda una colmena de leche con espuma.

Es como si tu sangre fuera dulzura toda,
laboriosas abejas filtradas por tus poros.
Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda
junto a ti, recorrida por caudales sonoros.

Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían que grabada llevo allí tu figura.

Para siempre fundidos en el hijo quedamos:
fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:
en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,
en un haz de caricias, de pelo, los dos haces.

Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,
laten junto a los vivos de una manera terca.
Viene a ocupar el hijo los campos y la casa
que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.

Haremos de este hijo generador sustento,
y hará de nuestra carne materia decisiva
donde asienten su alma, las manos y el aliento,
las hélices circulen, la agricultura viva.

Él hará que esta vida no caiga derribada,
pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,
que de nuestras dos bocas hará una sola espada
y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.

No te quiero en ti sola: te quiero en tu ascendencia
y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
la familia del hijo será la especie humana.

Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo.

Miguel Hernández.

Pintura: "Temptation", (Tentación), 1990, William Adolphe Bouguereau.

viernes, 14 de enero de 2011

"TE CREÍ...", Mayte Dalianegra

Te creí un soplo de aire puro
pugnando por fundirte con mi aliento,
nublando los cielos de terneza y afecto,
espoleando mis instintos
con deliciosos requiebros
capaces de cautivar el oído más remiso.

Mas no era tu locuacidad
sino verborrea de hombre avezado en cinegéticas artes,
de hábil cetrero que no precisa de gerifalte alguno,
de montero sobrado de veloces lebreles.

Me regalaste un universo de palabras
vacuas, huérfanas de contenido,
de actitudes grandilocuentes
que escondían la miseria del desengaño
tras un baluarte edificado con falacias.

¿Y ahora qué? ¿Ahora dónde depositaré mis lágrimas?
Lágrimas que expresan la ingenua estupidez de los que aman,
de aquéllos que, pese a intuir la certeza,
se engañan a sí mismos,
temerosos de quebrar el funesto venablo
con que les asaeteó un Cupido ebrio.

¿Y ahora qué? Ahora sólo me resta amarte
en el silencio de una cripta invadida por el olvido,
en el yermo sepulcro de una Julieta
finada en la soledad del invierno ártico
o en las lacias y macilentas hojas
de una hiedra marchita bajo el perpetuo hielo del desconsuelo.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “La tumba del poeta”,  (1900),  Pedro Sáenz Sáenz.
Safe Creative #1101088218246

miércoles, 12 de enero de 2011

"EL JARDÍN DE TUS DELICIAS", Ana Rossetti.


Flores, pedazos de tu cuerpo;
me reclamo su savia.
Aprieto entre mis labios
la lacerante verga del gladiolo.
Cosería limones a tu torso,
sus durísimas puntas en mis dedos
como altos pezones de muchacha.
Ya conoce mi lengua las más suaves estrías de tu oreja
y es una caracola.
Ella sabe a tu leche adolescente,
y huele a tus muslos.
En mis muslos contengo los pétalos mojados
de las flores. Son flores pedazos de tu cuerpo.

Ana Rossetti. 

Pintura: "Adonis", Gena Ivanov.

martes, 11 de enero de 2011

"TU CAPRICHO Y TU EDAD SEGÚN SE MIRE", William Shakespeare.


Tu capricho y tu edad, según se mire,
provocan tus defectos o tu encanto;
y te aman por tu encanto o tus defectos,
pues tus defectos en encanto mudas.

Lo mismo que a la joya más humilde
valor se da en los dedos de una reina,
se truecan tus errores en verdades
y por cosa legítima se tienen.

¡Cómo engañara el lobo a los corderos,
si en cordero pudiera transformarse!
Y ¡a cuánto admirador extraviarías,
 
si usaras plenamente tu prestigio!
Mas no lo hagas, pues te quiero tanto
que si es mío tu amor, mía es tu fama.

William Shakespeare.

(Versión de Manuel Mujica Láine).

Pintra: "Retrato de Eleonora de Mantau", (1605), Frans Pourbus el joven.

lunes, 10 de enero de 2011

"MI AMOR ES UNA FIEBRE QUE INCESANTE ANSÍA", William Shakespeare.

Mi amor es una fiebre que incesante
ansía lo que su virus alimenta,
porque en mi mal mi gusto se apacienta
y es por sí enfermo el apetito amante.
              
Ya, viendo mi doctor (la vigilante
razón) que no haga dél caso ni cuenta,
me abandonó, y el ánima sedienta
corre a su abismo, aunque lo ve adelante.
              
Salvación para mí, ni la hay ni la quiero:
todo yo soy locura, inquietud, ira;
loco en cuanto imagino y vocifero,
              
y víctima infeliz de una mentira
te juré honrada y franca; y mi amor tierno
¿qué halló en ti? Noche oscura, negro infierno.

William Shakespeare.
              
(Versión de Rafael Pombo).

Pintura: "Cleopatra probando venenos con sus amantes", (1887), Alexandre Cabanel.

"MIS POETAS FAVORITOS", Fernando Pessoa.

Fernando Pessoa, (Lisboa, 1888 - 1935). Poeta portugués. Pasó su infancia y juventud en la República de Sudáfrica e inició estudios de derecho en la Universidad de El Cabo, y regresó a Lisboa en 1905. Inició su obra literaria en inglés, aunque a partir de 1908 creció su interés por la lengua portuguesa.

Su obra es una de las más originales de la literatura portuguesa y fue, junto con Sá Carneiro, uno de los introductores en su país de los movimientos de vanguardia. A partir de 1914 proyectó su obra sobre tres heterónimos: Ricardo Reis, Álvaro de Campos y Alberto Caeiro, para quienes inventó personalidades divergentes y estilos literarios distintos. Frente a la espontaneidad expresiva y sensual de Caeiro, Ricardo Reis trabaja minuciosamente la sintaxis y el léxico, inspirándose en los arcadistas del siglo XVIII. Álvaro de Campos evoluciona desde una estética próxima a la de Whitman hasta unas preocupaciones metafísicas en la tarea de explicar la vida desde una perspectiva racional.

Sobre estos desdoblamientos del poeta en varias personalidades, se reflejan sus distintos yos conflictivos, y elabora su propia obra poética, a veces experimental, una de las más importantes del siglo XX y que en su mayor parte permaneció inédita hasta su muerte. Su poesía, que supone un intento por superar la dualidad entre razón y vida, fue recogida en los volúmenes Obras completas: I. Poesías, 1942, de Fernando Pessoa; II. Poesías, 1944, de Álvaro de Campos; III. Poemas, 1946, de Alberto Caeiro; IV. Odas,Ricardo Reis 1946, de ; V. Mensagem, 1945; VI. Poemas dramáticos; VII. y VIII. Poesías inéditas, 1955-1956.

Su obra ensayística ha sido recogida en Páginas íntimas de autointerpretación (1966), Páginas de estética y de teoría y crítica literarias (1967) y Textos filosóficos (1968). En 1982 apareció Libro del desasosiego, compendio de apuntes, aforismos, divagaciones y fragmentos del diario que dejó al morir. Falleció en Lisboa el 30 de noviembre de 1935, a la edad de 47 años.

domingo, 9 de enero de 2011

"EL ESPEJO", Mayte Dalianegra

 A mi madre

Me llevo el espejo,
de mudo destello,
que un día la viera
dormir para siempre.

Me llevo el recuerdo 
de mi madre muerta,
sus ojos gastados,
su mirada tierna…
Frente a mí, su reflejo.

Mayte Dalianegra

Pintura: "The mirror" (El espejo), 1896, Frank Dicksee.
Safe Creative #1101068205853

"NOCHE ES EL DÍA HASTA QUE VERTE NO CONSIGO", William Shakespeare.


Cuando se cierran más, mejor mis ojos ven:
pues todo el día cosas fútiles ojean,
mas cuando duermo, en sueños te miran, mi bien,
y oscuramente claros, en la sombra otean.
Oh, tú pues, cuya sombra las sombras alumbra,
¡qué feliz de tu sombra la forma imformara
al claro día con tu luz mucho más clara,
cuando a los ojos que no en tu sombra así deslumbra!

¡Cuál –digo- de mis ojos fuera la ventura
al mirarte del día entre los vivos fuegos,
cuando en la muerta noche tu sombra insegura
se graba entre el pasado en ojos ciegos!
Noche es el día hasta que verte no consigo;
día las noches que soñando estoy contigo.

William Shakespeare.
Pintura:  Lady Helena Snakeborg, Marquesa de Northampton, (1569), Escuela británica.

"EL AMOR DUERME EN EL PECHO DEL POETA", Federico García Lorca.

Tú nunca entenderás lo que te quiero
porque duermes en mí y estás dormido.
Yo te oculto llorando, perseguido
por una voz de penetrante acero.

Norma que agita igual carne y lucero
traspasa ya mi pecho dolorido
y las turbias palabras han mordido
las alas de tu espíritu severo.

Grupo de gente salta en los jardines
esperando tu cuerpo y mi agonía
en caballos de luz y verdes crines.

Pero sigue durmiendo, vida mía.
Oye mi sangre rota en los violines.
¡Mira que nos acechan todavía!

Federico García Lorca.

Pintura:"Retrato de joven", Joseph Court, (1797-1865).

"IN THE YEAR 2525", Zager & Evans.

En el año 1968, el dúo rockero de Lincoln, Nebraska, U.S.A., "Zager & Evans", grabaron este tema, "In the year 2525", (En el año 2525), que alcanzó el número uno del  "Billboart Hot 100" por espacio de seis semanas en el verano de 1969. El tema había sido escrito y compuesto por Rick Evans en 1964 y después fue versioneado por diferentes bandas y formaciones de distintas nacionalidades, ahora es todo un clásico para recordar con nostalgia...

sábado, 8 de enero de 2011

"PALOMA...", Mayte Dalianegra

Fui paloma de alas mutiladas
por el inquietante viento de mis sueños,
obsceno engranaje de fútiles noches de excesos;
mas llegaste a mi vida, mimetizado de húmido relente,
para empapar de iridiscentes metáforas la aurora boreal.

Temprano amanecerá el gélido invierno,
vistiendo de albar las dilatadas alamedas,
lustrando de bronce las lobuladas hojas de los arces,
engañando al destino con la burla cruel de un espejismo,
saciando mi sed y mi hambre de tu codiciada carne.

Más pronto que tarde emergerá tu silueta recortada
sobre el grisáceo humo que exhalan tus bronquios,
y vislumbraré, en lontananza, entre el vapor de la locomotora
que fuera artífice del óbito, por puro amor, de Anna Karénina,
esa sonrisa corsaria que quebranta mi juicio hasta la expiación,
que extravía mis convulsos músculos y me trueca en voraz sierpe,
reptando, voluptuosa y lasciva, sobre tu fibrosa anatomía,
salivando tu salobre virilidad hasta fundirla en nimbos de azúcar,
jadeando y gimiendo sobre la cima de tus más lúbricos deseos.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Mona”, 2009, Kiéra Malone

Safe Creative #1011127833258

"TE BUSCO", Celia Cruz.

Hace pocos días visioné una película australiana del año 2001, su título es "Lantana", un thriller policíaco, con un intenso estudio psicológico de los personajes, del cineasta Ray Lawrence. El filme me pareció de lo mejorcito que había visto últimamente, con una trama que gira en torno al tema de la confianza. 

Como colofón de esta cinta magnífica, y merecidamente laureada por la Academia de Cine Australiana, una bachata del compositor y cantante dominicano Víctor José Víctor Rojas, conocido como Víctor Víctor. En la cinta, su intérprete es la celebérrima cantante cubana Celia Cruz, tristemente desaparecida hace unos años y que popularizó la "salsa" en los U.S.A., hasta convertirse en su reina por excelencia.

¡"Asúcaaaa"!  para Celia con esta bachata tan dulce como la melaza de caña de su Cuba natal... en el vídeo del final de la película "Lantana".

viernes, 7 de enero de 2011

"UN BESO BAJO EL MUÉRDAGO", Mayte Dalianegra

Te besaré, alma mía, como nunca
te hayan besado,
bajo un ramo de plata
verde y entretejido
de nácares, prendido en el dosel
del mismo cielo.

Te besaré, alma mía,
bajo la secular magia del muérdago.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Romeo y Julieta" (1870), Ford Madox Brown (1821-1893)

Safe Creative #1012298161034

"MIS POETAS FAVORITOS", Percy Bysshe Shelley.

Percy Bysshe Shelley, (Field Place, 1792-golfo de La Spezia, 1822) Poeta británico. Cursó estudios en Eton (1804-1810) y en el University College de Oxford, de donde fue expulsado (1811) por la publicación del libelo La necesidad del ateísmo. Ese mismo año, en Londres, se enamoró de una joven de 16 años, Harriet Westbrook, con quien, tras huir y casarse, vivió en el distrito de los Lagos, en York, en Irlanda y en el País de Gales, donde escribió su primer poema importante, La reina Mab (1813).

De nuevo en Londres, conoció a W. Godwin, de cuyo pensamiento filosófico se declaró seguidor, y se enamoró de su hija Mary, con quien marchó al continente en 1814 y con quien casó en 1816, año en que publicó Alástor o el espíritu de la soledad y en que, durante una estancia en Suiza, conoció a Byron.

A su regreso en Londres, se enteró del suicidio de Harriet y perdió la tutela de los dos hijos que había tenido de su primer matrimonio. Aquejado de tisis, abandonó su país y en 1818 se instaló en Italia en compañía de Mary. Vivió en Milán, Lucca, Venecia, Nápoles y Florencia y escribió durante sus últimos cuatro años de vida sus obras maestras, el drama lírico Prometeo liberado (1819), la tragedia Los Cenci (1819), diversos poemas líricos (Oda al viento del Oeste, Oda a una alondra, La mimosa y la Oda a Nápoles), la elegía Adonais (1821), inspirada por la muerte de J. Keats, y el tratado La defensa de la poesía (1821).

Es uno de los principales poetas de la segunda generación de románticos ingleses. Su obra está impregnada de idealismo y de fe entusiasta en el futuro de la humanidad, pero también de melancolía ante las desdichas de la existencia; en ella desempeña un importante papel la naturaleza, concebida como vínculo entre el hombre y los valores absolutos.

"EL MONZÓN", Mayte Dalianegra

El sol se tinta de lila
sobre un cielo azafranado,
ya se avecinan, con ira,
las tormentas del monzón.

Bullen las gotas, lascivas,
sobre los charcos de fango,
en tenaz concupiscencia
con vientos a la sazón.

El clima, soliviantado,
grandes trombas de agua impele,
que libarán esos campos
y parirán mantos verdes.

Por el aire, navegando,
viaja el aroma del té
que su madre, la camelia,
ha dejado por doquier.

Llegan también las fragancias
de canela, cardamomo
y pimienta de Kerala,
en toda su exuberancia.

El monzón monta en el lomo
de un elefante de jade
y volando, como un ave,
surca el Golfo de Bengala.

Mayte Dalianegra.

Pintura:  “Taj Mahal”, Laura Climent.

Safe Creative #1009057241595

jueves, 6 de enero de 2011

"AUNQUE MI CUERPO SE HIELA", Rosalía de Castro.

Aunque mi cuerpo se hiela,
me imagino que me quemo;
y es que el hielo algunas veces
hace la impresión del fuego.

Rosalía de Castro.

Pintura de Jean Michel Benier.

"MIS POETAS FAVORITOS", Ana Rossetti.

Ana Bueno de la Peña "Ana Rossetti" es una escritora española nacida en San Fernando, (Cádiz); 15 de mayo de 1950. De origen italo-española, el conjunto de la obra de Ana Rossetti se caracteriza por una amplia gama de registros y de géneros. Ha combinado a lo largo de su vida el teatro, la poesía y el género narrativo. 

Su obra es un mezcla de erotismo, esteticismo y culturalismo. Aunque es muy conocida por su obra poética, también ha escrito textos teatrales, un libreto para ópera (en torno a la figura de Oscar Wilde, estrenada en la Sala Olimpia de Madrid en 1993 y con música de Manuel Balboa), novela, libros para niños y relatos. Esta poeta gaditana, que revolucionó el panorama literario en la españa de los años 80, se encuentra por derecho propio entre los mejores poetas españoles de la poesía española contemporánea.

Ha obtenido varios premios importantes como el Gules en 1980, La sonrisa vertical de la novela erótica en 1991, y Rey Juan Carlos en 1985 por su obra «Devocionario».  Fue distinguida con la Medalla de Plata de la Junta de Andalucía.

Obra poética: «Los devaneos de Erato» en 1980, «Dióscuros» en 1982, «Indicios vehementes» en 1985, «Apuntes de ciudades» en 1990,  «Virgo potens» 1994, «Punto umbrío» 1995 y «La nota de blues» 1996.

Es madre de la actriz Ruth Gabriel.

miércoles, 5 de enero de 2011

"DOLIENTE AUSENCIA...", Mayte Dalianegra

La oscura angustia de la plañidera azota mi pecho
en el callado remanso de la aurora,
cuando la tierra, humeante de sal y azufre, me espera,
y la noche, temerosa de un onírico universo, aún gotea.

La placidez de un sueño inconcluso evoca una dulce ambrosía,
el melifluo jarabe de tus besos amagando alcanzar mis labios trémulos
o la suave sinfonía de tu piel engendrando pavesas en la mía,
convulsionando mis vísceras como tenias en insufrible ayuno,
en esa  hambruna silenciosa y lóbrega que tu cuerpo huido me suscita.

No soportan mis entrañas la ausencia de las tuyas,
remisa mi rubicunda concavidad a la omisión de tu boca,
al desamparo de tus robustas manos, a la deserción de lo convexo,
vigoroso alminar que arroba la cúspide de mi consciencia
elevándome, cual grácil garza, hacia el rutilante topacio
de un firmamento pertrechado de luceros.

No se conforman mis ojos con el recuerdo de los tuyos,
gavilanes furibundos hincando sus garras en mis pupilas,
erizándome los poros, aguijoneando mis carnes,
escaldando mi sangre, espoleando mis sentidos.

No se acomoda mi alma a saberte ahora tan lejos,
a esa espera impaciente y tosca que desbroza el olvido
y despelleja la nostalgia, que zozobra en la memoria
para, abatida y consternada, doliente en este destierro,
anhelar, enfervorizada hasta la demencia, el ansiado regreso de tus huellas.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Onirique”, (Onírico), 2009, Ralph Heimans, colección privada, Sydney.

Safe Creative #1011207896692

"PIENSA EN MÍ", Luz Casal.

Agustín Lara, célebre compositor y cantante mexicano de boleros, compuso este desgarrador tema, "Piensa en mí", en 1943,  tema que él mismo interpretó y que también popularizó su compatriota Chavela Vargas. En 1991, el cineasta manchego Pedro Almodóvar, convirtió este bolero en el tema central de la banda sonora de su galardonada  película "Tacones lejanos", en este caso lo interpretaba la cantante gallega Luz Casal.

martes, 4 de enero de 2011

"TU MIRADA", Mayte Dalianegra

Exhalaba el día su embriagador aliento a jazmín y hierbabuena
cuando la albura se evaporaba en un mar de oscuridades,
en las postreras horas de la tarde, aquéllas en las que Orión
asaetea frágiles gacelas de infructuoso zigzagueo,
y ebrio de su magras carnes, ahíto de rumiar su gloria,
escupe fuego crepuscular sobre la aljaba de Artemisa.

Fue durante ese tiempo que cobijaste tu testa en mi regazo,
relajado y fértil de cometas y de estrellas,
advirtiendo entonces el rubor que tintaba mis mejillas,
arreboladas éstas ante el impúdico descenso de tan dilatadas pupilas.

Cleopatra, con su untuosa sonrisa de miel y dátiles maduros,
jamás recibiera de César ni de Antonio tan lasciva mirada,
jamás la reina del Egipto de los Lágidas, envuelta en cendales,
o cubierta con el oro del país de Punt o con lapislázuli y turquesas afganas,
fuera objeto de tal acechanza, de ese deseo desenfrenado y ciego
que manifiestan quienes rotan su corazón en torno al sol,
quienes arden en la hoguera del delirio concupiscente
y renacen, fortalecidos, como árboles de ramas taladas,
muertas las hojas a sus pies, marchitos los frutos, consumidas las raíces,
pero viva la médula, vigorosa, firme, erguida, enhiesta,
orgullosa de un destino imperecedero.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "The finding of Moses", (El hallazgo de Moisés), 1904, Lawrence Alma-Tadema.

Safe Creative #1012047996047

"ARRÁNCAME LA VIDA", Toña la Negra.

Toña la Negra,  (Veracruz, México, 17 de octubre de 1912 – † 16 de diciembre de 1982), fue el nombre artístico de María Antonia del Carmen Peregrino Álvarez, cantante mexicana de boleros y de canciones de Agustín Lara, que interpretaba, como nadie, este tango del mentado maestro, si bien Chavela Vargas o Libertad Lamarque, entre otros, también lo versionearon.

Esta canción fue el tema central que dio nombre a la película del año 2008, del cineasta mexicano Roberto Sneider, fielmente basada en la novela homónima de la también mexicana Ángeles Mastretta,  donde la propia cantante Toña la Negra, fue interpretada por Eugenia León. Esta cinta ha sido la producción más cara del cine mexicano, siendo seleccionada para optar a los premios Óscar del año 2009, en la categoría de "Mejor  Película en Lengua Extranjera".

lunes, 3 de enero de 2011

"VIVO EN TI", Mayte Dalianegra


Vivo en la cavidad acuosa de tu boca,
en esa vega fértil donde cultivas besos
con sabor a vino tinto y cerezas,
y en el tono de tu voz,
en el acento grave y especiado de tus susurros.

Vivo en la marina languidez de tu mirada
hambrienta de lunas,
en la taracea minuciosa
de las escasas arrugas que custodian tu ceño,
y en tus dedos ágiles,
que son obstinadas hiedras
enredándose en mí
como en el tronco de un sauce.

Vivo en el rocío que vierte la aurora
cuando abandonas el lecho
donde hemos yacido, y en esa otra humedad
que transporta el viento para quebrar los vitrales
del olvido. Y así vivo
en los aromas a cedro y a sándalo
del cofre que atesora nuestros recuerdos,
esos recuerdos que amanecen en mis ojos
con el embrión del día.

Vivo, también,
en las horas trenzadas por la noche
sobre mis muslos
y sobre los rotundos pechos con que amamanto de pasión
los surcos de tus suspiros.

Vivo en todo eso, en ti, mi amor,
y en el soplo fecundo de tu aliento.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Romeo y Julieta", Eduardo Úrculo  (1938 - 2003)

Safe Creative #1012088026611

domingo, 2 de enero de 2011

"LUNA", Mayte Dalianegra

Luna, cascabel de plata fina
suspendido en la negrura,
ajorca coruscante de la noche
que bañas el regazo de la tierra
de albino y nacarado resplandor,
que tiñes de luces y de sombras,
de fantasmas de castillo medieval,
las piedras de senderos infinitos,
esos ríos de cauce sin caudal.

Luna, orondo lucero,
sinuoso anfiteatro estelar,
enroscada sierpe de volcánica piel
que creces y menguas a voluntad,
retuerces los mares, avivas sus aguas,
y hasta los niños te saben cantar.

Luna, mostrando el rostro
que no puedes ocultar,
visitas mi casa a estas horas,
te veo en  mi florido ventanal
y me pregunto, si en la distancia,
mi amado también te admirará.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Le crepuscule", (El crepúsculo), 1882, William Adolphe Bouguereau. Colección privada.
Safe Creative #1012198095989
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...