viernes, 30 de septiembre de 2011

"ANTES DE QUE LLEGUE EL OLVIDO", Amílcar Blanco.

Viento, mar, odio, amor, cielo o silencio,
rostros, cuerpos, caricias, como antojos
nos golpean rapsódicos las manos o la frente
y hasta se dejan ver, maná fluyente,
en la cámara oculta de los ojos.
Son recuerdos; son notas de un arpegio
mucho mayor, todo quietud y mutismo;
el olvido sin fondo, ni represa.
Andando a nuestro lado con su paso de abismo;
vacío en que se pierde nuestro jamás; una dehesa
que bajo su agua enfría un vivo paroxismo
y después guarda trozos de corazón doliente y de cabeza,
tras las menudas muertes de uno mismo.
Habrá calles, ciudades, rostros, plazas, balcones,
Melodías preñadas de emociones
Que nunca volverán. Sucio nihilismo
para este ser sin ser que somos, ilusiones.
Antes de que llegue el olvido
de que tu voz se apague sin un ruido,
tu cuerpo sin mi estrecho abrazo huelgue,
déjame que te cante y te conserve
y abarque en el poema consabido

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Boreas", (1902), John William Waterhouse.

Más poemas de Amílcar Blanco, en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"LA ROSA ES UNA FLOR DE LABIOS TIBIOS", Amílcar Blanco.

La rosa es una flor de labios tibios
en la umbrosa frescura que separa tus senos
Y tus senos colinas alzadas
hacia las cimas romas que el ardor de tu sangre
le impone al nacar frío de tu carne.
A esos escozores que el silencio derrama
sobre la languidez donde se extiende
la orfandad del deseo
suelo viajar, amor, cuando te evoco
y recuerdo las comisuras sombras que comienzan
el dibujo de fuego de tu boca
cada vez que me miras con los ojos perdidos
desde lo abandonado de tu cuerpo
latiendo en la penumbra del espejo.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura de Kazimierz Dzyga.

Más poemas de Amílcar Blanco, en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"ESPERARTE", Amílcar Blanco.

Esperarte es un martes en Domingo,
así desangelado y progresivo.
Es un chasquear los dedos
de párroco impaciente.
Y nadie acertaría al verme,
rictus de soledad en la cara,
en la mañana de esta esquina,
mirando sin mirar el horizonte,
detrás del parabrisas de mi calma,
que te amo y espero
en la porca miseria de un coche estacionado,
colgado del silencio y del contagio
pulular en un día que despierta
con gargantas de óxido en el bronce
golpeadas por badajos guturales;
antes sordas campanas que sonaron
en el atardecer de las palabras
para esparcir palomas y misterios.
No, nadie acertaría que esperarte
es abrir vacaciones en la noria del tiempo,
en los derroteros de los feligreses;
es impactar como el reflejo de una espada
en el ritual del cáliz alzado en sacerdocio
y encontrarte en el vino de rubí del destello.
Es comulgar contigo en el andrajoso tacho
de las mañanas del mendigo y el ciego.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Dolce far niente", ("Dulce no hacer nada"), 1880, John William Waterhouse.

Más poemas de Amílcar Blanco, en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"PARA QUE VIVA", Amílcar Blanco.

Ábreme el corazón, amor,
para que viva;
para que otra eternidad,
que no sea la tuya,
no me consuma.

Ábreme el corazón que arde en tus manos;
el que mete tu tiempo entre mis años.
El corazón tenaz que me consuela
cuando llueve la angustia
y se mustian los labios
por la menuda ausencia de tus besos.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Julieta", 1898, John William Waterhouse.

Más poemas de Amílcar Blanco, en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

lunes, 26 de septiembre de 2011

"POESÍA VERTICAL 18", Roberto Juarroz.

Fisuras interiores,
grietas por donde se filtra gota a gota
el líquido espeso y apremiante
de esa invasión profunda
que llamamos oración.
La oración, que no es algo que se reza
sino una inclasificable sustancia
que no está hecha de un decir,
aunque a veces se abrigue con palabras
o fragmentos de palabras,
como el sueño se viste de fábulas rotas,
con desarticuladas historias que descarrilan al pensamiento
y encarrilan, en cambio, el sagrado estupor
que tapiza el lado oculto de los seres.
La oración y el sueño se parecen:
son dos entidades o elementos
que gotean en los entresijos de una nada
que se asemeja a algo.
¿Qué ocurriría si se abrieran de pronto
esos lentos arcaduces,
esos estrechos canales
por donde se filtra la oración
y quizá también el sueño?
¿Se mezclarían ambos acaso?
¿Un torrente arrastraría al hombre
desde su propio interior?
¿O tal vez sólo la oración continuaría goteando,
implacablemente goteando
con el mismo ritmo y la misma medida
por la imprevista abertura?
Es probable que la oración sea una parte fija,
una porción estable
de la naturaleza de cada hombre,
la aplicación de una discretísima posología,
una cuota inmodificable como el sueño.
La dosis establecida
de un extraño y casi abrumador rescate
que llevamos en el centro
de nuestra propia sustancia.

Roberto Juarroz.

Pintura de Juan Medina.

"POESÍA VERTICAL 14", Roberto Juarroz.

He encontrado el lugar justo donde se ponen las manos,
a la vez mayor y menor que ellas mismas.

He encontrado el lugar
donde las manos son todo lo que son
y también algo más.

Pero allí no he encontrado
algo que estaba seguro de encontrar:
otras manos esperando las mías.

Roberto Juarroz.

Pintura: "Manos sobre rojo y blanco", Soledad Fernández.

"POESÍA VERTICAL 7", Roberto Juarroz.

Cuando se ha puesto una vez el pie del otro lado
y se puede sin embargo volver,
ya nunca más se pisará como antes
y poco a poco se irá pisando de este lado el otro lado.

Es el aprendizaje
que se convierte en lo aprendido,
el pleno aprendizaje
que después no se resigna
a que todo lo demás,
sobre todo el amor,
no haga lo mismo.

El otro lado es el mayor contagio.
Hasta los mismos ojos cambian de color
y adquieren el tono transparente de las fábulas.

Roberto Juarroz.

Pintura de Michael Shapcott.

"POESÍA VERTICAL 22", Roberto Juarroz.

Inventar el regreso del mundo
después de su desaparición.
E inventar un regreso a ese mundo
desde nuestra desaparición.
Y reunir las dos memorias,
para juntar todos los detalles.

Hay que ponerle pruebas al infinito,
para ver si resiste.

Roberto Juarroz.

Pintura de Michael Parkes.

Mis poetas favoritos: ROBERTO JUARROZ.

Roberto Juarroz, (Coronel Dorrego, Provincia de Buenos Aires, 5 de octubre de 1925 - Temperley, Buenos Aires, 31 de marzo de 1995), fue un poeta y ensayista argentino.

Graduado en la Facultad de Filosofía y Letras y en Ciencias de la información por la Universidad de Buenos Aires y becario de la misma, amplió estudios en La Sorbona. Fue después profesor titular de la Universidad de Buenos Aires y dirigió el Departamento de Bibliotecología y Documentación de la misma entre 1971 y 1984. En esta universidad ejerció la docencia durante treinta años. Marchó al exilio con el advenimiento del general Perón. Trabajó como bibliotecólogo para la Unesco y la OEA en diversos países y entre 1958 y 1965 dirigió veinte números de la revista Poesía = Poesía junto con Mario Morales. Colaboró en numerosas publicaciones argentinas y extranjeras y fue crítico bibliográfico del diario La Gaceta de Tucumán (1958-63), crítico cinematográfico de la revista Esto es (Buenos Aires, 1956-58) y traductor de varios libros de poesía extranjera, en especial de Antonin Artaud.

"EL ESPEJO", Amílcar Blanco.

"... la tarde, tras los húmedos cristales, se pinta
y en el fondo del espejo... " (Antonio Machado)


Lejos pero cercano está el espejo.
En su luz vertical el cielo enciende
la infinita distancia y en él tiende
a duplicarse lo que observo y dejo.

De ubicuo instante preña su reflejo
lo que amar para siempre se pretende:
la juventud, lo bello; frágil pende
no obstante de lo sordido y lo viejo.

La simultaneidad se desentiende
en su vacio fiel del aparejo
del mirar melancólico y propende

a un olvido letal, ciego, parejo.
Todo se iguala entonces, se comprende
lumínico y veloz en su complejo.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Mujer ante el espejo", (1931), Pablo Ruiz Picasso. 

Más poemas de Amílcar Blanco, en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"ME PARECE, AMOR MÍO", Rabindranath Tagore.

Me parece, amor mío, que antes de rayar el día de la vida
tú estabas en pie bajo una cascada de felices sueños,
llenando con su líquida turbulencia tu sangre.
O, tal vez, tu senda iba por el jardín de los dioses,
y la alegre multitud de los jazmines, los lirios y las adelfas
caía en tus brazos a montones y, entrándose en tu corazón,
se hacía algarada allí.
Tu risa es una canción, cuyas palabras se ahogan
en el gritar de las melodías; un rapto del olor de unas flores
no vistas; es como la luz de la luna que rompiera a través
de la ventana de tus labios, cuando la luna está escondiéndose
en tu corazón. No quiero más razones; olvido el motivo.
Solo sé que tu risa es el tumulto de la vida en rebelión.

Rabindranath Tagore.

Pintura: "Eva", Xiao Jing.

"JUGUETES", Rabindranath Tagore.

¡Qué feliz eres, niño, sentado en el polvo,
divirtiéndote toda la mañana con una ramita rota!
Sonrío al verte jugar con este trocito de madera.
Estoy ocupado haciendo cuentas,
y me paso horas y horas sumando cifras.
Tal vez me miras con el rabillo del ojo y piensas:
«¡Qué necesidad perder la tarde con un juego como ése!»

Niño, los bastones y las tortas de barro
ya no me divierten; he olvidado tu arte.
Persigo entretenimientos costosos
y amontono oro y plata.

Tú juegas con el corazón alegre con todo cuanto encuentras.
Yo dedico mis fuerzas y mi tiempo
a la conquista de cosas que nunca podré obtener.
En mi frágil esquife pretendo cruzar el mar de la ambición,
y llego a olvidar que también mi trabajo es sólo un juego.

Rabindranath Tagore.

Pintura de Linda Bacon.

sábado, 24 de septiembre de 2011

"OTOÑO", Mayte Dalianegra

Las flores de mi baranda
ya no requieren el agua,
muerto en la planta
el estío.

Otoño que has de venir
envuelto en crines de vientos de pegasos
macilentos por el discurrir del tiempo.

Otoño cautivo de ocres,
de tierras pardas,
cobrizas,
de brunos mantos lunares
que reflejan
en las aguas
turquesas y carmesíes
como frutas,
como gemas,
como joyas de oro y niebla
que pueblan una dehesa de rubios toros
ansiosos de embestir hasta tormentas.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “No espero más que un otoño” (2011), Andrés Rueda.

Ésta y otras pinturas de Andrés Rueda, en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL
Safe Creative #1109210104306

"NO PUEDO OFRECERTE UNA SOLA FLOR", Rabindranath Tagore.

No puedo ofrecerte una sola flor
de todo el tesoro de la primavera,
ni una sola luz de estas nubes de oro.
Pero abre tus puertas y mira; y coge,
entre la flor de tu jardín,
el recuerdo oloroso de las flores
que hace cien años murieron.

¡Y ojalá puedas sentir en la alegría de tu corazón
la alegría viva que esta mañana de abril te mando,
a través de cien años, cantando dichosa!

Rabindranath Tagore.

Pintura: "Mrs. Hassam in the garden", ("La señora Hassam en el jardín"), 1896, Frederick Childe Hassam.

"LAS FLORES DE LA PRIMAVERA", Rabindranath Tagore.

Las flores de la primavera salen,
como el apasionado dolor del amor no dicho;
y con su aliento, vuelve el recuerdo de mis canciones antiguas.
  Mi corazón, de improviso, se ha vestido de hojas verdes de deseo.
No vino mi amor, pero su contacto está en mi cuerpo
y su voz me llega a través de los campos fragantes.
Su mirar está en la triste profundidad del cielo, pero
¿dónde están sus ojos? Sus besos zigzaguean por el aire,
pero sus labios, ¿dónde están?

Rabindranath Tagore.

Pintura: "Vista del jardín de Giverny", Claude Orayan Monet, (1840 - 1926).

Mis poetas favoritos: RABINDRANATH TAGORE.

Rabindranath Tagore, (Rabindranath Thakur, Calcuta, 1861- Santiniketan, 1941). Escritor y poeta indio. Es el más prestigioso escritor indio de comienzos del siglo XX. De origen noble, era el último de los catorce hijos de una familia consagrada a la renovación espiritual de Bengala, y se educó junto a su padre en el retiro que éste tenía en Santiniketan. En 1878 fue enviado a Gran Bretaña, donde estudió literatura y música.

Evocó este viaje en Cartas de un viajero (1881), que publicó en el periódico literario Bharati, fundado por dos de sus hermanos en 1876. De la misma época son los dramas musicales El genio de Valmiki (1882) y Los cantos del crepúsculo (1882), y la novela histórica La feria de la reina recién casada (1883).

miércoles, 21 de septiembre de 2011

"VESTAL AUSENTE", Mayte Dalianegra

La palmera tosca del desierto fútil
de este andar sin rumbo que es mi pensamiento,
atina a trocarse en luces al alba,
en campos vestidos
por las amapolas, de un rojo tan vivo, como vive
el alma que de mis entrañas su furia atesora.

Se cubren mis carnes con hojas de un roble,
cuya savia despliega el color del verano.
Esa savia dulcísima
vierta sobre mí,
como la simiente que fecundó a Eva.

Savia generosa
de vid y de olmo,
fortaleza de úrsido colmando el grial
de mi útero
(de mi vientre terso e inmaculado),
rezumante gónada de hombre
esparciendo su fértil delirio
por mi untuosa anatomía de vestal ausente.

(c) Mayte Dalianegra.

Pintura: “The tissue of Ariadne (“El velo de Ariadna”), 2002, Victor Hagea.
Safe Creative #1109080020171

"NO MORE I LOVE YOU'S", Annie Lennox

Annie Lennox, la célebre componente del dúo británico Eurithmics, que tantos éxitos cosechara, allá por la década de los felices ochenta, nos deleitó, en su día, con este tema, "No more I love you's", (Ya no te amo), que formó parte de su álbum en solitario, "Medusa", lanzado en 1995, del cual fue su primer corte y single. También fue editado en un maxisingle de título homónimo al de la canción, y, posteriormente, en un par de recopilatorios.

lunes, 19 de septiembre de 2011

"UN DIECINUEVE DE AGOSTO", Mayte Dalianegra.

Tal día como hoy,
un diecinueve de agosto,
bajo la mortecina luz de la tarde,
unos ojos,
hambrientos de la veleidosa sonrisa de Tiké,
buscaban a otros.

Tal día como hoy,
un diecinueve de agosto,
unos labios,
al sentir el contacto de otros labios,
se humedecían como mares salobres,
mutando su secular herrumbre
en lozana turgencia de amapola.

Tal día como hoy,
un diecinueve de agosto,
no importa de qué año,
pues todos y cada uno de los años
repiten la misma fecha,
el nómada errabundo que eras,
hallaba el sacro fuego de Vesta
en la encrucijada inguinal de mi regazo.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Amanece tarde”, (2011), Andrés Rueda.
Safe Creative #1109180090647

Ésta y otras pinturas de Andrés Rueda, en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL

domingo, 18 de septiembre de 2011

"A VECES LA MEMORIA NOS TRAICIONA", Amílcar Blanco.

A veces la memoria nos traiciona.
De pronto aquella sed, dada por satisfecha,
resucita su sal y no abandona
el deseo de un agua contrahecha.
¿Por qué será? ¿Por qué no olvidaremos
lo que nos hizo mal?
Aunque sin duda ya nunca podremos
beber de esa ilusión fiel y fatal,
juzgada claridad y transparencia,
si hoy sabemos
a través de la luz de la experiencia
que aquella tan espléndida apariencia
ocultaba un inmundo lodazal.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Desintegración de la persistencia de la memoria", (1952-1954), Salvador Dalí, Museo Dalí - St. Petersburg, Florida

Más poemas de Amílcar Blanco en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

sábado, 17 de septiembre de 2011

"RÁVENA", Mayte Dalianegra.

Rávena, cristalina filigrana
de vidrio antiguo tejida
en la tesela del tiempo.

Crisálida hídrica
enriquecida de oros,
de transparencias colmada,
acuoso mosaico
ora verde, ora azul, ora rojo,
diáfana bóveda bizantina,
paloma de paz ahíta.
Rávena, áurea y vítrea.

Mayte dalianegra.

Pintura: "Los favoritos del emperador Honorio" (1883) John William Waterhouse.
Safe Creative #1109130052589

"LA MUJER DE LA FOTO EN ESTAMBUL", Amílcar Blanco.

Arde en mí la lujuria
de un remoto pasado no vivido
en un lugar lejano y conocido.
En su rauda extensión, lujo y penuria,
anduvieron mezquitas y bazares,
torres, el acueducto, lupanares.
Bósforo azul.

Vigía en Dardanelos
Estambul
En Bizancio, siglos, cielos.
Tráquea del mundo;
ardiente pasadizo
entre Asia y Europa.

En lo profundo
de la luz y el hechizo
una mujer se cierne
antigua como el río de mi sangre
y parece mirarme desde el tiempo.

Nada se hace sin suerte.
O consume sin hambre.
Una voz se despierta en cada cuerpo
Y hasta el viento,
Mercurio de la copla,
lleva el cálido aliento,
del secular deseo desde Constantinopla
hasta mi actual momento.
Una mujer azul
de pareo rojo
mirándome desde una vieja foto
tomada en Estambul.-

Amilcar Luis Blanco.

Pintura:"Odalisque", (" Odalisca"), 1862, Frederick Leighton.

Más poemas de Amílcar Blanco en el: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"HOY TE RECUERDO", Mayte Dalianegra.

Hoy mi fragilidad
franqueó la niebla del olvido,
hoy te recordé sin
la hiel de la traición,
mas tú ya no perteneces a mi mundo,
sino a lo oculto,
al inframundo habitado
por las sombras del pasado,
a ese mundo de muertos
en el que yacen
las promesas fraguadas contigo
sobre un incierto futuro.

Mayte Dalianegra.

Pintura de David Caesar.

Safe Creative #1109160072748

viernes, 16 de septiembre de 2011

"CAMPOS AMARILLOS", Amílcar Blanco.

Violando la siesta amarilla,
cruje la cigarra bajo la gramilla.

Y su canto arde
alveolo del puro pulmón de la tarde.

El cóncavo cielo, atorbellinado,
respira rumores lejanos y voces,
lóbrego, inclinado.

Y el vibrátil grillo,
promueve destellos y ásperos roces,
cual cifran los soles en un cauto brillo,
sus fuegos y hervores
y cierra el poniente con fuerza de anillo.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Campo de trigo con cipreses" (1889) Vincent Van Gogh. National Gallery, Londres.

Más poemas de Amílcar Blanco en: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"YA HAY UN ESPAÑOL QUE QUIERE", Antonio Machado

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Antonio Machado (Campos de Castilla)

Pintura: "The bird-eaters, Theraphosa Blondi" ("Devoradoras de pájaros", detalle),  2010, Claire Bridge.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

"A HELENA DE TROYA", Mayte Dalianegra.

Una dorada tiara te ciñe la frente de reina laconia,
como diosa antigua, vedada de aire,
sepultada en gemas y áureas preseas,
con los cabujones hiriendo tu carne
de cutis perlado y eterno en el tiempo,
con ojos de jade, fríos y conversos,
corazón siniestro que candente fluye
bajo los efluvios de las madreselvas,
hielo que congela la mirada cándida
de aquél que te admire en la noche gélida.

Mil barcos zarparon por tu hermoso rostro,
reina de las sierpes, reina de las hembras,
luces el perverso candor de Lamia y de Lilit,
derrochas encanto y encantos nos muestras,
eres la matrona de las azucenas que son sólo suyas,
en tus venas bulle la sangre de un cisne y de una doncella,
y de tus pechos lacta el fulgor albino de la medialuna.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Helena de Troya”, (1863), Dante Gabriel Rossetti.
Safe Creative #1109049991238

"REVERSIBILIDAD", Charles Baudelaire.

Ángel de gozo lleno, ¿Sabes lo que es la angustia,
la vergüenza, el remordimiento, los dolores,
de esas terribles noches cuyos vagos temores
el corazón oprimen como un seda mustia?
Ángel de gozo lleno, ¿Sabes lo que es la angustia?

Ángel de bondad lleno, ¿Sabes lo que es el odio,
los puños que se crispan, las lágrimas mortales,
cuando alza la Venganza sus voces infernales
y se hace Capitana de nuestro territorio?
Ángel de bondad lleno, ¿Sabes lo que es el odio?

Ángel de salud lleno, ¿Sabes lo que el la fiebre,
que entre los grandes muros del hospicio borroso
como los desterrados marcha con pie penoso
buscando el sol y con los labios como pebre?
Ángel de salud lleno, ¿Sabes lo que es la fiebre?

Ángel de beldad lleno, ¿Sabes de las arrugas,
y el miedo a la vejez y el horrendo suplicio
de leer el secreto horror del sacrificio
en los ojos a los que todo tu afán conjuras?
Ángel de beldad lleno, ¿Sabes de las arrugas?

Ángel lleno de dicha y alegres luminarias,
¡David muriente habría la salud demandado
a las emanaciones de tu cuerpo encantado!
Pero de ti no imploro yo más que tus plegarias,
¡Ángel lleno de dicha y alegres luminarias!

Charles Baudelaire, ("Las flores del mal").

Pintura: "Seated angel unfinished", ("Ángel sedente inconcluso"), Abbot Handerson Thayer, (1849-1921). Wadsworth Athenaeum, Connecticut, U.S.A.

"TRISTEZAS DE LA LUNA", Charles Baudelaire.

Esta noche la luna sueña con más pereza,
cual si fuera una bella hundida entre cojines
que acaricia con mano discreta y ligerísima,
antes de adormecerse, el contorno del seno.

Sobre el dorso de seda de deslizantes nubes,
moribunda, se entrega a prolongados éxtasis,
y pasea su mirada sobre visiones blancas,
que ascienden al azul igual que floraciones.

Cuando sobre este globo, con languidez ociosa,
ella deja rodar una furtiva lágrima,
un piadoso poeta, enemigo del sueño,

de su mano en el hueco, coge la fría gota
como un fragmento de ópalo de irisados reflejos.
Y la guarda en su pecho, lejos del sol voraz.

Charles Baudelaire, ("Las flores del mal").

Pintura: "Night", ("Noche"), Simeon Solomon, (1840-1905).

martes, 13 de septiembre de 2011

"ALGUIEN", Mayte Dalianegra.

Alguien llegó a mi vera
con aroma de arrayán,
dejándome por simiente
la huella de su pisar.

Alguien vino de la Alhambra
envuelto en níveo cendal,
y en su sonrisa tan franca
se reflejaba el espejo
de una alberca azul y plata.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Patio de los Arrayanes de la Alhambra", (2011), Andrés Rueda.

Ésta y otras pinturas de Andrés Rueda en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL
Safe Creative #1109100037455

"EL LETEO", Charles Baudelaire.

Ven a mi pecho, alma sorda y cruel...
Ven a mi pecho, alma sorda y cruel,
              tigre adorado, monstruo de aire indolente;              
quiero enterrar mis temblorosos dedos
             en la espesura de tu abundosa crin;              

sepultar mi cabeza dolorida
            en tu falda colmada de perfume              
y respirar, como una ajada flor,
                el relente de mi amor extinguido.              

¡Quiero dormir! ¡Dormir más que vivir!
                en un sueño, como la muerte, dulce,              
estamparé mis besos sin descanso
             por tu cuerpo pulido como el cobre.              

Para ahogar mis sollozos apagados,
               sólo preciso tu profundo lecho;              
el poderoso olvido habita entre tus labios
              y fluye de tus besos el Leteo.              

Mi destino, desde ahora mi delicia,
             como un predestinado seguiré;              
condenado inocente, mártir dócil
                cuyo fervor se acrece en el suplicio.              

Para ahogar mi rencor, apuraré
               el nepentes y la cicuta amada,              
del pezón delicioso que corona este seno
el cual nunca contuvo un corazón.

Charles Baudelaire, ("Las flores del mal").

Pintura: "Cleopatra mordida por el áspid", (1630), Guido Reni.

Mis poetas favoritos: CHARLES BAUDELAIRE.

Charles Baudelaire, (París, 1821 - 1867). Poeta francés. Huérfano de padre desde 1827, inició sus estudios en Lyon en 1832 y los prosiguió en París, de 1836 a 1839. Su padre adoptivo, el comandante Aupick, descontento con la vida liberal y a menudo libertina que llevaba el joven Baudelaire, lo envió en un largo viaje a las Antillas entre 1841 y 1842 (según algunas fuentes, podría haber llegado también a la India). De regreso en Francia, se instaló de nuevo en la capital y volvió a sus antiguas costumbres desordenadas.
 
Empezó a frecuentar los círculos literarios y artísticos y escandalizó a todo París con sus relaciones con Jeanne Duval, la hermosa mulata que le inspiraría algunas de sus más brillantes y controvertidas poesías. Destacó pronto como crítico de arte: el Salón de 1845, su primera obra, llamó ya la atención de sus contemporáneos, mientras que su nuevo Salón, publicado un año después, llevó a la fama a Delacroix (pintor, entonces, todavía muy discutido) e impuso la concepción moderna de la estética de Baudelaire. Buena muestra de su trabajo como crítico son sus Curiosidades estéticas, recopilación póstuma de sus apreciaciones acerca de los salones, al igual que El arte romántico (1868), obra que reunió todos sus trabajos de crítica literaria.

lunes, 12 de septiembre de 2011

"TU ROSTRO", Amílcar Blanco.

Cuando te miro parto
del silencio furtivo de tus labios.
En las líneas abiertas de tu rostro
está la ingenuidad que necesito
para seguir creyendo.
Cuando te miro viajo
al silencio furtivo de tus ojos.
y sé que tras tus párpados cerrados
existe un paraíso
para los dos creado.
Cuando te miro, el ángel
que desvelara Rilke me convoca,
porque siento crecer la maravilla
del melodioso par de comisuras
de tus labios y siento que las dunas o ánforas
teñidas de nocturno plenilunio
que me ofrecen tus pechos en silencio,
me vuelven a la magia del amor encontrado.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Añoranza de una ausencia", Soledad Fernández.

Más poemas de Amílcar Blanco en: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"BOTELLA VACÍA", Mayte Dalianegra.

Sin ti soy botella colmada de aire,
aire como vacío tumultuoso,
exenta del embrujo de benéficos alcoholes,
sufragada con ponzoñosos efluvios metílicos.

Sin ti soy burbuja desconsiderada,
quizá la de los tulipanes holandeses,
aquélla con la que remuneraran con palacios
la simple indigencia de un tubérculo.

Sin ti soy un alma llana,
cual paleta de alarife,
y en el arco de mis brazos
hienden sus labios de aurora,
las sustantividades de una metopa y unos triglifos,
y en ese estertóreo mármol,
de una extraviada cantera,
yace mi cuerpo desnudo de sentimientos y ausencias,
yace muerto de inocencias y teñido de aflicciones,
de lutos como tumores
que se me llevan las vísceras,
de mares como regueros
de una pólvora bendita: ¡cartuchos de dinamita!
porque sin ti, ya la vida, se torna fin de la lucha.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Field of gold", ("Campo de oro"), Steve Smulka.

Safe Creative #1107059609372

sábado, 10 de septiembre de 2011

"A DON OSVALDO PUGLIESE", Amílcar Blanco.

Habla profundo el chelo,
necesita
la esquina hecha pollera de la cita,
anhelo,
de choclo, cachafaz y cumparsita
para bailar y levantar el vuelo.
En su murmullo el bandoneón chamuya
y el corazón cabalga
sobre teclas de piano y hacen bulla
los roces sobre cuerdas de violines;
trémulas yemas de precisos dedos
andan sobre vibrátiles confines.
Sueñan las añoranzas
y prometen, proféticas, andanzas
en los ligeros tactos de Pugliese.
Y su delgada y proverbial figura
transversaliza el piano y resplandece
más allá de la honda partitura
y la cabeza cana y los anteojos
aún sentado le alargan la estatura.
En el convergen muchedumbres de ojos
y viajan al pasado
sumidos en las notas y los sones
del compás orquestado
la misma multitud de corazones;
contienen la estampida
de dolores y goces y pesares,
turbios o claros como los amores
de las volubles aguas de la vida.
Pugliese.
Los sonidos de su orquesta,
de ecuménica música que crece,
como Recuerdo afín o Mariposa.
El aire es un fangal, es una fiesta.
Y en su chan, chan, reposan,
la Yumba, Calandraca, paica facha,
la tajante soltura de Negracha
y en lastimado y memorioso ego
el icono sin fin del gallo ciego.

Amílcar Luis Blanco. 

Pintura: "Let them wonder", Hamish Blakely.

Más poemas de Amílcar Blanco en: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

viernes, 9 de septiembre de 2011

"PARIS Y HELENA", Amílcar Blanco.

Si la melena de oro y la mirada oscura
del joven Paris arrogante y fuerte
que llevaba el ganado a la pastura
y el desafío hasta la misma muerte
hizo encender la fiebre de lujuria
en el tálamo gris de Menelao
a la voluble Helena. Fue la furia
la que impulsó el rencor de los aqueos,
disparó los arqueros y las naos
para tomar venganza. El adulterio
hizo temblar la sangre y llenó de saqueos
a toda Illión mutada en cementerio.

Puso así la libido al mismo Ares
en el lecho lascivo de Afrodita
y a Paris enfrentado con sus pares
por vivir con Helena la pasión y la cuita.
Ese Pastor no fue ya de ganado,
sino en Tánatos Eros convertido.
Pretexto en él habían encontrado
los griegos a un dominio presumido.
No el de los cuerpos que se esconde y crece
en el tálamo erótico reunido
y asegura la prole de la especie;
sólo el de Hades y el de Proserpina;
el de la guerra que destruye y fina.

Un matrimonio surge de lo inerte
del profundo negror, la rala nada
otro se agita en sangres, se convierte
en la roja pasión, en la angelada,
relación instintiva y profundiza
lo erótico y sensual, la maravilla,
de la pareja humana que ameniza
el mundo con su magia, la que brilla
y da continuidad sólo a la vida
Paris y Helena en su mortal huida
serán la luz, el germen, la semilla.

Amílcar Luis Blanco.

Pintura: "Paris y Helena", (1788), Jacques-Louis David, Musee du Louvre, Paris.

Más poemas de Amílcar Blanco en: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

"A UNA DAMA MUY JOVEN, SEPARADA", Jaime Gil de Biedma.

En un año que has estado
casada, pechos hermosos,
amargas encontraste
las flores del matrimonio.

Y una buena mañana
la dulce libertad
elegiste impaciente,
como un escolar.

Hoy vestida de corsario
en los bares se te ve
con seis amantes por banda
-Isabel, niña Isabel-,

sobre un taburete erguida,
radiante, despeinada
por un viento sólo tuyo,
presidiendo la farra.

De quién, al fin de una noche,
no te habrás enamorado
por quererte enamorar!
Y todo me lo han contado.

¿No has aprendido, inocente,
que en tercera persona
los bellos sentimientos
son historias peligrosas?

Que la sinceridad
con que te has entregado
no la comprenden ellos,
niña Isabel. Ten cuidado.

Porque estamos en España.
Porque son uno y lo mismo
los memos de tus amantes,
el bestia de tu marido.

Jaime Gil de Biedma.

Pintura de Gigino Falconi.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

"A MÍ ME NACE EN EL ALMA", Amílcar Blanco.

A mí me nace en el alma
un lago y una alameda
hecha de luz y de calma
y fina grama de seda.
Una mujer que se acuesta
esperando mi mirada,
mi caricia, mi respuesta,
para el amor preparada.
Se vuelan de mí los besos
como si tuvieran alas,
aires con llamas, excesos
de apasionadas escalas;
labios hechos mariposas
yendo a las mejillas rosas
de la mujer extendida
ya sobre grama de cielo
con la distancia fundida
bajo mis ojos en celo
y la tibieza encendida
de mi amor y mi desvelo. 


Amílcar Blanco.

Pintura: "Water nymph", ("Ninfa acuática"), Otto Lingner, (1856-1917). 

Más poemas de Amílcar Blanco en: BLOG DE AMÍLCAR BLANCO

martes, 6 de septiembre de 2011

"A ELIZABETH SIDDAL", Mayte Dalianegra.

Elizabeth Siddal,
el láudano cegó el cerúleo brillo de tu mirada.

¿O acaso tus ojos se opacasen
por mor del necio egoísmo de un Hamlet
cabalgando a lomos de la más negra montura?

El homicida de corazón yace dormido,
ajeno al arrullo de las palomas torcaces;
quizás Rosercrantz y Guildenstern
debieran seguir vivos y él haberse extinguido,
como se extingue una candela
al consumirse la lubricada mecha,
como se extingue la voz de un mudo
en la inútil caverna de su garganta.

Ofelia de lágrimas anegada,
ahogada en el fluvial dominio de su propio llanto,
Ofelia de suspiros desgranados en la infame oscuridad de las tinieblas.

¡Muere Lizzie sin que  Dante suspire por Beatrice!

Fenece Ofelia entre acuáticas guirnaldas,
nenúfares emponzoñados con el curare de los celos,
y el príncipe de Dinamarca blande, con su indolencia,
la mortal daga en las carnes por el desaliento laceradas.

Dante suspira hoy, cuando ya de ti sólo queda
un cadáver pálido, presuroso de convertirse en viento.

Dante que no es Alighieri, Dante que pinta doncellas,
Dante que esconde su libro, poemas de amor prohibido,
entre el incienso rojo de una Beata Beatrix que ahora sólo es cabellera,
pulida mata de rubíes y amapolas, mata sanguinolenta,
de capilares urdida, mata que lo mata todo,
hasta la vida que encuentra.

Dante sabe de su error, ¡tardía sapiencia suya!
Dante se percata de su búsqueda,
en pieles de arrebolada tarde y en remolinos de rosáceos amaneceres.

Dante sabe que habrá otras, con muslos de níveo mármol
y brazos de vestal cautiva, con ojos de azucenas
teñidos de bruna umbría.

Dante sabe que habrá otras, porque antes hubo una.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Retrato de Elizabeth Siddal Rossetti”,  (1850 - 65), Dante Gabriel Rossetti. Fitzwilliam Museum, Cambridge, UK.

Safe Creative #1108319965238

"MI SUEÑO", Paul Verlaine.

Sueño a menudo el sueño sencillo y penetrante
de una mujer ignota que adoro y que me adora,
que, siendo igual, es siempre distinta a cada hora
y que las huellas sigue de mi existencia errante.

Se vuelve transparente mi corazón sangrante
para ella, que comprende lo que mi mente añora;
ella me enjuga el llanto del alma cuando llora
y lo perdona todo con su sonrisa amante.

¿Es morena ardorosa? ¿Frágil rubia? Lo ignoro.
¿Su nombre? Lo imagino por lo blando y sonoro,
el de virgen de aquellas que adorando murieron.

Como el de las estatuas es su mirar de suave
y tienen los acordes de su voz, lenta y grave,
un eco de las voces queridas que se fueron…
 
Paul Verlaine.
 
(Traducción de Nicolás Bayona Posada).
 
Pintura de Alberto Vargas, 1928.

domingo, 4 de septiembre de 2011

"ÁBREME EL CORAZÓN", Mayte Dalianegra

Ábreme el corazón. Que el abrazo nocturno
no me encuentre tendida sobre el páramo helado,
y que la sangre logre labrarme las arterias.

Ábremelo. Que suene la existencia al sonido
cismático del eco, y que las mariposas
dejen de golpear mis muros con sus necios
aleteos. Alivia la tensión de sus alas
con el rumor de un beso, y que nazcan mis ojos,
habituados a ver sólo horizontes ciegos.

Quiero sentir la vida como un fruto asombroso
vendimiado en sazón en el mes de la risa,
sentirla caminando con paso agigantado,
sentirla aproximándose, calentándome dentro.

Mayte Dalianegra

Pintura: ilustración para el libro "Les chants de Moheera" (Los cantos de Moheera), 2005, Jean Michel Bénier

Safe Creative #1109029984045
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...