lunes, 20 de abril de 2015

"A MALALA YOUSAFZAI", Mayte Dalianegra

Habla tu voz, 
la que ocultaban
los callejones cerrados de esperanzas,
los callejones despojados de direcciones,
los callejones con celosías de ojos mudos.

Habla tu voz,
Malala,
y es la hermosa voz
de la libertad,
ésa que quisieron silenciar las balas,
ésa que siempre suena bajo amenaza.

Habla tu voz,
y los hambrientos de equidad se sacian,
y es voz impetuosa que derriba muros,
lengua de fuego inaprensible
que se filtra entre barrotes
de cárceles domésticas.

Habla tu voz,
y provoca la ira de los que temen
perder los privilegios
que otorga el cetro fálico.
Habla,
reclamando el centelleo
de los rayos y el vuelo solemne
de los pájaros blancos.

Habla tu voz,
Malala,
y es la hermosa voz
de la juventud,
ésa que mueve más montañas que ninguna fe,
ésa que lleva razón en cuanto demanda,
ésa que no pueden contener eslabones ni sogas,
la que rompe cadenas y condenas
con su timbre agudo y firme.

Habla tu voz,
encendiendo una llama redentora
—tutelar de todas las verdades—,
y las puertas pugnan por ceder al empuje
inexorable de tu palabra.

Habla,  Malala,
y el mundo que alardea de ser libre y justo
—ese mundo—
te condecora y premia
para limpiar su conciencia maculada.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Mujeres", Jean Michel Bénier

Safe Creative #1202281214599

"LA MUJER DE AZUL", Yannis Ritsos

Se mojó la mano en el mar.
Se volvió azul, la mano.
Le gustó.
Se zambulló desnuda en el mar.
Se volvió azul.
Azules también su voz y su silencio.
La mujer azul.
Todos la admiraron.
Nadie la amó.

(Yannis Ritsos)

Versión de Román Bermejo

Pintura: "Mujer con tocado alto" (1904) Pablo Ruiz Picasso

"¿DE VERDAD? ¿HAS RECIBIDO LA CARTA?", Yannis Ritsos

¿De verdad? ¿Has recibido carta?
Rómpela
luego la recogeremos
trocito a trocito
la pegaremos
y la leeremos.
¿Escuchas los disparos?

(Yannis Ritsos)

Versión de Coloma Chamorro, Javier Lentini y
Dimitri Papagueorguiu

Pintura: "Leyendo la carta", Thomas Benjamin Kennington

Mis poetas favoritos: YANNIS RITSOS

Yannis Ritsos (Γιάννης Ρίτσος, Monemvasia, 1 de mayo de 1909 - Atenas, 11 de noviembre de 1990) fue un poeta y político griego. Su obra más famosa es Grecidad (Romiosini, Ρωμιοσύνη), la cual fue musicalizada por Mikis Theodorakis al igua que To Axion Esti de Odysseas Elytis. Precisamente Ritsos, Elytis y Séferis pertenecen a la Generación del 30 y son considerados los tres poetas griegos más importantes del siglo XX,1 2 siendo él el único en no recibir el Premio Nobel de Literatura. A cambio, fue el único de los tres en recibir el Premio Lenin de la Paz. Por su reconocida militancia comunista, su obra fue prohibida en varias ocasiones en su país, especialmente durante las Dictaduras de Metaxas y de Papadopoulus.

Nació el 1 de mayo de 1909 en Monemvasiá, pueblo ubicado en la Península del Peloponeso, siendo el menor de cuatro hermanos en una familia noble, quedó marcado a los doce años por la muerte de su hermano y su madre; poco tiempo después su padre, arruinado en el juego, fue internado por trastornos mentales, y él mismo tuvo que ser ingresado durante cuatro años (1927-1931) en un sanatorio para curarse de tuberculosis.

Publicó Tractores (1934), inspirada en el futurismo de Maiakovski, y a continuación el poema Epitafio (1936), posteriormente aparece El canto de mi hermana (1937). Durante unos quince años se dedicó por completo a luchar contra la dictadura, tarea que le supuso cuatro años de cárcel en diferentes campos de reeducación.

"RUTINA", Mayte Dalianegra

Ahora que ya he lavado platos,
cubiertos, vasos, tazas y bandejas, 
tendré que hacer tareas de mis viejas 
amigas, las hormigas, y los gatos

tendrán también comida, que son gratos
cuando se les aplica ley de abejas,
y  se les ve vagar por las callejas
y por los bulevares inmediatos.

Mientras preparo cenas, echo pestes.
La luna irradia luz en mi ventana,
al verla, me pregunto: ¿la rutina

también alcanzará cuerpos celestes?
¿Serán sus movimientos una diana?
Pues la costumbre todo contamina.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Doncella vertiendo leche" (1660), Jan Vermeer, Rijksmuseum. Amsterdam

Safe Creative #1202281214599


"CAVAN", Mayte Dalianegra

Cavan
y cavan en la tierra fresca,
en la arcilla moldeable
—apta como campo de labor—,
también en la reseca
del erial nunca cultivado,
de la estepa inhóspita,
buscando en ella
el atisbo del germen.

Como cuervos, persiguen
—de forma infatigable— su sustento.

Cavan
y cavan, remueven, perforan,
son oportunistas
que nunca desperdician nada,
en aras de camuflar su patética
mediocridad, de subirse
a un pedestal que no merecen,
de coronarse con laureles de oropel
y colgarse medallas de cartón,
para que los ciegos no sepan
que quienes reinan
son tuertos.

Cavan
y socavan los cimientos de cuanto
se levanta sobre el suelo,
pues entre los escombros de otros,
esperan que sus pequeños montículos
de tierra
semejen torreones.

Cavan
y excavan galerías como lombrices
que tuviesen por única finalidad excretar estiércol;
mas su maldad no es aparente,
a priori simulan ser buenos vecinos,
hasta que —invariablemente— quebrantan
toda conducta de buena vecindad.

Cavan y cavan,
excavan, socavan, horadan, remueven
sus fosas
hasta que la noche sangra
luz negra.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "El enterrador errante" (1997), Juan Vallejo


Safe Creative #1202281214599

viernes, 10 de abril de 2015

"DÉJÀ VU", Mayte Dalianegra



Bajo espuma de tiempo, el pasado se mece,
el dosel tenebroso que encapota el recuerdo,
a veces abre un claro en el costado izquierdo,
y la vista de un poco, como antes visto, crece.

Empujando membranas que la vida adormece,
encontramos razones que están en desacuerdo 
con probabilidades de encontrarse bien cuerdo,
pero aun así, seguimos dándoles a esas trece.

Estalló un maremoto en mi mente despierta,
brotó de un despoblado lugar de mi memoria,
incendiando un océano y desvelando enigmas.

Quizá no lo recuerdes y esto te abra la puerta:
el tiempo viaja en círculos, como sobre una noria,
y antes de conocernos, me legó sus estigmas.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Jardín de esperanza", James Gurney

Safe Creative #1202281214599

"TAMERLÁN", Félix de Azúa

 
 Guevara
 
La gente dijo de él que fue muy frívolo
juventud amor y muerte: la flor entre los huesos.
La gente dice que su muerte es bienvenida
pero muchos lloramos, la célebre experiencia
el sereno final.

Le rezamos rodeando el catafalco y observando
cuervos ansiosos por besar su carne.
Somos nosotros los cirios, cuatro hermanos
y sus coronas fúnebres
a nosotros sorprenderá la aurora cubiertos de rocío.
Cuando todos descansen empezaremos a cavar su hoyo
¡nueva matriz! , que de ti salga un nuevo Tamerlán.

(Félix de Azúa)

Pintura: "Che Guevara", Francoise Nielly

"LA NIÑA DE DIEZ AÑOS, ALLÍ, BAJO EL SOMBRAJO...", Félix de Azúa

La niña de diez años, allí, bajo el sombrajo
(una vela de cruz, luminosa y salina)
con el racimo en alto me pareció Judith
y su presa Holofernes con zarcillos azules.

Del automóvil blanco, de sus puertas abiertas
al aire abrasador y la luz cenital,
llegó un recuerdo blando de alquitrán o betún
que me hizo apoyar la mano en el tabanco.

Se puso en pie despacio, sosteniendo el racimo
como si de su codo aún pingara la sangre.
Brillantes y calientes, con obscena abundancia,
sus ojos y los granos de polvoriento añil.

Sin casi hablar (¿quién puede poner precio
a un racimo de uvas en un día de agosto?)
disimulamos ambos nuestro mutuo interés.
Así los orientales mercaban sus tapices.

Más tarde comenté la intimidad del monte
sin prisa y sin respuesta, pues tanta soledad
somete al tiempo.
Colgué de la romana un billete discreto,
dije adiós y me fui con diez años de menos.

También el cielo morirá cuando muera la tierra,
pensé como consuelo.
Cuando muera la viña, la tierra morirá,
me dije luego.

(Félix de Azúa)

Pintura: "Niña con uvas", Alexei Alexeievich Harlamoff (1840-1925)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...