jueves, 25 de agosto de 2016

"SOY LO QUE SOY", Mayte Dalianegra


Soy lo que soy,
nunca podría haber sido otra.
El pez nunca será gato
ni el gato, pez;
la puerta nunca será ventana
ni la ventana, puerta,
por más que sus marcos se parezcan.

No habrá brillos estelares
fulgurando tras el canto del cisne
ni hubo pétalos de margarita
entre mis ancestros;
tampoco nadie
ensalivará un sello
y lo adherirá a un sobre
que me contenga
tras mi muerte,
para que el tiempo oficie de cartero
con el abrazo concéntrico
de su viento, pues no hay destinatario
escrito y esa carta
nunca encontrará otro cuerpo.

Los granos de materia se conmueven,
en su plano arrugado y finito,
buscando el picaporte
que abra una pestaña de luz,
huyendo, aterrados, del misterio
oscuro,
ajenos, sin duda,
a su faz serena e inalterable,
a su faz sin antes y sin después.

(Mayte Dalianegra)
    
Pintura: "El lamento de la hija de Jefté" (1871), George Elgar Hicks 

Copyrighted.com Registered & Protected 
RMJS-OZVL-PLOP-RHXK

"DESNUDO EN SOMBRA", Almudena Guzmán


Volverse a enamorar.
Besar una piel que sabe distinto,
no encontrar puntos de referencia
que indiquen el momento justo,
la caricia perfecta,
la mano compañera.
Retornar a un cuerpo nuevo
sin los huecos del anterior,
no poder palpar una nuca excitada,
una espalda con escalofríos conocidos.
Qué pobre se queda el intento de amar igual a la primera vez.
Cómo pesa una boca tan sabida,
tan llena de humo compartido
ante la desconocida tan poco explorada, tan miedosa.
Cuánto cuesta abandonarte, lavarme de tu olor,
quitarme las huellas de tu peso,
desdoblarme en otra Almudena
y comenzar a hacer mía una figura
de la calle que me asusta y que ¿quiero?
poseer, pero... tú, ahí estás tú,
traspasando con tu desnudo mi sombra,
consolándome pesaroso de mi dolor al terminar,
tu sonrisa y tu cigarrillo,
ese brazo moreno rodeando mi cintura
y llevándome a un lecho desordenado...

y tus manos de violinista
volando y enredándose en mis senos.

(Almudena Guzmán)

Pintura: "El beso", Edvard Munch

"EN UN BANCO...", Almudena Guzmán


En un banco,
meneando aburrida mis zapatos de bruja,
yo veía al invierno entrar y salir,
flirtear con el aire y sentarse finalmente a mi lado.
(Otro —pensé— que tampoco tiene nada que hacer
esta tarde).

Ya me iba a levantar cuando descubrí su espalda
en la ventana de enfrente.
Usted hablaba con alguien.

Y en ese mismo momento
—los libros, cómo no, resbalaron patosos desde la falda
hasta el suelo—
se volvió a mirarme.

(Almudena Guzmán)

Pintura: "Sueño", Joanna Sierko-Filipowska

"COGÍ EL VESTIDO QUE TANTO LE GUSTA...", Almudena Guzmán


Cogí el vestido que tanto le gusta 
a mi amigo,
cogí el vestido y volaron mariposas
y lo enredé en mi pecho
con tres deseos de hiedra.

(A las velas del barco blanco
que no me olviden,
al pájaro que no me cante en la rama
de la flor del dolor
y al agua que mi amigo me llame
cuando lo lave). 

(Almudena Guzmán)

Pintura: "Tarde cálida", Joanna Sierko-Filipowska

"ANOCHE...", Almudena Guzmán


Anoche,
al abrir los ojos para apartarme de la boca un cabello,
la mirada que luego alcé
por encima del hombro de mi amante
—inexplicable reflejo—
tuvo que detenerse cuando ya iba a salir al pasillo.

Usted,
apoyado en el quicio de la puerta,
se reía de mí.

(Y sus labios como girasoles inversos
rehuyeron la sudorosa
luz del cuarto).

(Almudena Guzmán)

Pintura de Ewelina Ladzinska 

Mis poetas favoritos: ALMUDENA GUZMÁN

Almudena Guzmán nació en  Navacerrada, Madrid, en 1964. Es una poeta y periodista española.
Licenciada en Filología Hispánica, obtuvo su Doctorado con una tesis sobre Francisco de Quevedo. Colabora habitualmente con artículos de opinión en el diario ABC y en el suplemento cultural del mismo.

Comenzó a escribir poesía cuando apenas tenía 15 años y ha obtenido una larga serie de premios y reconocimientos, entre los que cabe destacar el Premio Hiperión por su obra “Usted” (1986), el Premio Ciudad de Melilla, conseguido tres años después, con “El libro del Tamar”, que fue prologado por Claudio Rodríguez, y el Premio Internacional de Poesía Claudio Rodríguez por su obra “El príncipe rojo” (2006).

La poesía de Almudena Guzmán es de temática fundamentalmente amorosa y sensual. Hace suyos, dentro de las posibilidades expresivas de la poesía española contemporánea, el verso libre y el lenguaje coloquial con frecuentes imágenes surrealistas.

De su obra se destacan: “Poemas de Lida Sal”, Madrid, Libros Dante, 1981 . “La playa del olvido”, Madrid. Altair, 1984. “Usted”, Madrid. Hiperión, 1986. (Finalista del I Premio Hiperión de Poesía). “El libro de Tamar”, Melilla. Ciudad Autónoma de Melilla, 1989 (Premio Ciudad de Melilla) 2.ª ed., Granada, La General, 1991. “Poemas”,  Palma de Mallorca. Universidad de las Islas Baleares, 1999. “Calendario”,  Madrid. Hiperión, 2001. “El príncipe rojo”,  Madrid. Hiperión, 2005. (Premio Internacional de Poesía Claudio Rodríguez).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...