domingo, 15 de julio de 2012

"NOCHE CÁLIDA", Mayte Dalianegra

Noche cálida y dulce
de jazmines,
llevas el verano en la palma
de tu mano,
el misterio en el azul de las sombras
proyectadas, la luz en una verbena
de estrellas fugaces.

Noche canicular
de madrugada perentoria,
te reflejas en ríos y lagos,
despliegas el velo del rocío
sobre el terciopelo de las rosas,
y conduces
—diestra auriga— el carro
escarlata de la calima.

Noche de plata, el fulgor nacarado
de esa luna
viene a enloquecerte la mirada.
No huyas de sus rayos poderosos,
ni del afán prensil de mis falanges,
no huyas de mi pecho y de mis yemas,
pues temerosa al fin de tu deliquio,
en las uñas llevo el rastro de tu estela,
arañada tu pulida piel sin mácula.

No te vayas todavía, noche mía,
permite que me hunda en tus entrañas,
que goce, que recuerde,
que me quede con tu aire y con tu esencia.

Mayte Dalianegra

Pintura: "La ciudad de Marlow, a orillas del Támesis", Henry Pether (1830 - 1902)

Safe Creative #1207031914231

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...