sábado, 1 de marzo de 2014

"SÍNDROME DE ESTOCOLMO", Mayte Dalianegra

Luchabas contra ellos,
o eso creías.

Creías también vencerles
con la supremacía de tus neuronas
deshabitadas de toda compunción.

Qué irónico destino,
bastaron dos palabras
—o quizá tres—
brotando de unos labios
desbordados de un ego superlativo
y pernicioso,
y yacías sojuzgado,
amarrado a tus captores
con sogas de saliva.

Qué irónico destino,
te anillaron el alma en eslabón continuo.

Qué irónico destino,
ya nunca serás salmón remontando
tu río.

Mayte Dalianegra

Pintura de Aydin Aghdashlou
Safe Creative #1202281214599
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...