sábado, 3 de marzo de 2012

"VANITAS VANITATIS", Mayte Dalianegra.

Los párpados, cúpulas celestes soslayadas,
mirada sigilosa de felino rastro
apremiada por el reflejo propio
en la pulida plata
-pavesas centelleando hambrientas
en el cenit de la pupila-.

Las yemas lubricadas de codicia
moldeando esféricos planetas,
palomas que arrullan de nácar
la órbita del esbelto cuello,
y repiten, con tañido de campana,
su valor y su valía.

Una sonrisa de maliciosa Monalisa
de carnes entibiadas bajo el bordado lino
del protector acaudalado,
y a reinar por tierras y mares y cielos,
coronada de oro y de esmeraldas,
de rubíes y zafiros y topacios,
de ágatas, turquesas, turmalinas,
con la piel enquistada de brocados,
de terciopelos y sedas,
tafetanes abrochados de azabaches,
de corales y marfiles, de ópalos.

Las preseas y los nobles metales,
deslumbrando con sus fastos
la  imagen que el refulgente vidrio devuelve.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Vanity”, (“Vanidad”),  Frank Cadogan Cowper,  (1877–1958). 
Safe Creative #1202131076643
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...