sábado, 12 de mayo de 2012

"MI LAMENTO DE ARIADNA", Mayte Dalianegra

Ahora sé que yo era el lastre
que te  impedía navegar,
la rémora que contrarrestaba el empuje del viento
y deshinchaba tus velas,
por eso, sólo por eso, y por nada más,
aprovechaste mi sueño
y el arrobamiento que me producía
tener por dosel un artesonado de estrellas.

Al despertar… sólo el mar me acompañaba
- con su vaivén cadencioso de danzarina de harén -,
ya no pude divisar aparejos, ni proa, ni popa siquiera,
sólo la soledad sobre la arena…

Debí haber augurado tal final,
debí haber nacido Casandra y no Ariadna,
debí haber sido otra y no yo,
otra más cercana,
implantada en las células de tu piel,
compartida con tus íntimos secretos,
callada y oscura como ellos;
debí haber sido luna y no sol,
tinieblas y no luz,
silencio grave y no risas,
mas no lo fui y he aquí mi expiación.

¿Será éste el lamento de Ariadna o será el canto del cisne?
Por si acaso, sólo por si acaso, y por nada más,
bruñiré el oro de mi cáliz,
no sea que se presente Dioniso,
ornado de parras y hiedras,
portando un enócoe con buen vino.

Mayte Dalianegra

Pintura: "Baco y Ariadna" (1578), Jacopo Comin (Robusti) Tintoretto. Palacio Ducal, Venecia

Safe Creative #1204181499380
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...