domingo, 15 de enero de 2012

"LA NUBE", Mayte Dalianegra


La nube, en su liviandad,
cuando observa —desde su excelsa atalaya—
la arena del desierto interminable,
no imprime huella alguna
sobre ella.

Mas cuando besa —con labios mórbidos
y húmedos—
los mismos granos dorados
que alfombran
la vasta playa, aguijonea con fuerza
horadando su tersura,
imprecando a cuarzos y feldespatos,
carcomiendo el áureo satén
de ese puzzle de partículas.

La nube, en su sutileza,
pierde las formas etéreas, se licúa,
se vierte sola, más aún,
se precipita de maneras sulfurosas:
con dentelladas al aire,
con carcajadas al viento,
y se extrema y se disuelve

como se disuelve
el tiempo cuando te siento tan lejos.


(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Vista de Delft" (1661), Johannes Vermeer
Safe Creative #1112260806977
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...